"Los riesgos para el crecimiento mundial proceden de la subida de las tires y del petróleo"


Que el segundo semestre del año se presenta más agitado que el primero es algo de lo que vienen avisando analistas y gestoras desde hace algunas semanas. Y el entorno macro también está aportando su granito de arena, con el conflicto sirio y la retirada del QE3 en primera plana. Desde Pictet Asset Management tampoco se olvidan de la fuga de capitales que siguen protagonizando los mercados emergentes, que “amenaza con transformarse en una pérdida amplia de confianza, que podría desestabilizar a varias de las principales economías en desarrollo”, en palabras de Olivier Ginguené y Luca Paolini, estratega jefe y director de estrategia de la firma, respectivamente. 

Pese a este cóctel, desde la gestora suiza piensan –basándose en los últimos datos publicados por Alemania, Reino Unido y Estados Unidos- que la inversión impulsará la próxima fase de recuperación. “Los riesgos a la baja para el crecimiento mundial proceden de la subida de la rentabilidad de los bonos –el mercado de la vivienda de Estados Unidos está claramente enfriándose- y de los precios del petróleo, que reducen poder adquisitivo”, explican los expertos de la gestora. 

De hecho, la decisión estratégica más importante que han tomado los estrategas de Pictet AM ha sido la de elevar el petróleo a sobreponderar, alegando tres razones de peso: “un crecimiento económico más fuerte, distorsiones de suministro en Nigeria, Libia e Irak y tensiones en Oriente Medio, que deberían impulsar sus precios”. 

De acuerdo con el último barómetro de inversión elaborado por la firma, el mundo se encamina otra vez a las dos velocidades… pero en dirección inversa al tiempo de la crisis, pues los países desarrollados volverán a tomarle la delantera a los emergentes, que por primera vez en un año están publicando indicadores de actividad económica negativa. “Es probable que la acusada depreciación de estas divisas tarde en aumentar sus exportaciones al mismo tiempo que se alimenta la inflación, cuyas tasas se encuentran en lo más alto de las bandas de los bancos centrales de Turquía, Brasil e India. Ya ha habido subidas de tipos en Brasil e Indonesia, intervención de divisas y control de capitales”, advierten

Neutrales en renta variable 

Basándose en este escenario macro, desde la gestora helvética optan por mantener una posición neutral en renta variable, aunque por valoraciones consideran que conserva atractivo, frente a la renta fija. “Preferimos la oportunidad de compra más adelante este año, después de que la Reserva Federal inicie la retirada de relajación cuantitativa”, afirman Ginguené y Paolini, que también ponen como condición que las economías emergentes empiecen a recuperarse. Así, los expertos han elevado las acciones europeas de su cartera de infraponderar a neutral, y mantienen sus títulos estadounidenses. La posición en renta variable japonesa es también neutral a pesar de las señales de crecimiento y reflación; consideran que el momento económico del país se está decelerando y que pueden castigar a los beneficios de sus empresas tanto la escalada del petróleo como la depreciación de las divisas asiáticas.   

Por sectores, mantienen un sesgo cíclico marginal en tecnología e industrias, elevan servicios públicos a neutral, sobreponderan salud e infraponderan telecomunicaciones, finanzas y consumo discrecional. 

Mucho cuidado con las divisas emergentes

Idéntica operación, de infraponderar a neutral, han tomado los expertos de esta casa con la deuda soberana, aunque reduciendo la liquidez. “Los riesgos geopolíticos están aumentando, lo que debe respaldar la demanda de activos defensivos como deuda del Tesoro de Estados Unidos. y bunds alemanes”, afirman. La otra exposición que se ha reducido es a deuda empresarial con grado de inversión. Sin mucho margen para la sorpresa teniendo en cuenta los reparos expresados, se sigue manteniendo la infraponderación en deuda de mercados emergentes denominados en divisa local, al considerar que sus divisas seguirán sufriendo presiones de los bajistas. 

Es más, dentro de la categoría de divisas también infraponderan el won surcoreano, el baht tailandés, el peso chileno y el florín húngaro; las infraponderadas de países desarrollados son en el yen japonés y el euro. La posición en rupia india también es a la baja. “El banco central de India tendrá problemas para recuperar la credibilidad entre los inversores internacionales”, sentencian Ginguené y Paolini. Las divisas que más gustan a los expertos son el rublo, que se beneficia de la subida del precio del petróleo, y el dólar, porque recoge la recuperación de la economía estadounidense. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído