Los préstamos directos (P2P) como alternativa a los activos tradicionales de renta fija


Actualmente, a consecuencia de la flexibilización cuantitativa llevada a cabo por los bancos centrales, los inversores se enfrentan al enorme problema que representan los bajísimos rendimientos que ofrecen los instrumentos de renta fija. En resumen, estas políticas han distorsionado todos los indicadores de precios, no sólo de los bonos del estado, sino que también de cualquier tipo de bono corporativo. En los últimos años, los bancos centrales han estado comprando bonos del estado en cantidades masivas, forzando así a la baja los tipos de interés de todos los instrumentos financieros de renta fija, que se han situado, literalmente, en mínimos históricos.

Para empeorar más las cosas, los bancos comerciales se han sumado a los bancos centrales como compradores a gran escala de bonos del estado. Al comprar la deuda de su propio país, los bancos no sólo hacen un favor a los políticos en su intento de financiar el déficit del modo más barato posible, sino que además obtienen un retorno con riesgo cero, ya que distribuyen el capital de acuerdo a las nuevas de la banca establecidas por Basilea III.

La alternativa: los préstamos directos

Los préstamos directos permiten a los ahorradores obtener retornos sobre su capital muy superiores a los que ofrecen los depósitos bancarios, las inversiones en renta fija en los mercados de capital, o las acciones con dividendos de la Bolsa, estas últimas -en todo caso- con un nivel de riesgo muy superior. Existen decenas de plataformas consolidadas con muchos años de experiencia y excelentes resultados, especialmente en Estados Unidos y Gran Bretaña, que proporcionan financiación a empresas de pequeño y mediano tamaño.

Por medio de la desintermediación y el uso de tecnología, a través de una operación exenta de los enormes costes fijos y la burocracia sofocante de los bancos, estas plataformas eficientes, basadas en internet, resultan rentables a pesar de cobrar unas tarifas modestas por sus servicios, consistentes en seleccionar adecuadamente a los prestatarios y en mantener un mercado transparente y ágil entre ahorradores e inversores. El resultado es que los ahorradores obtienen un retorno en su capital que refleja el valor real del dinero a lo largo del tiempo, muy superior a los reducidos tipos de interés en depósitos bancarios y bonos actuales.

En sus diferentes modalidades de Peer to Peer Lending (P2P), Peer to Business Lending (P2B), Direct Lending, Crowdlending, o en su denominación general de Financiación Alternativa, esta nueva industria está creciendo exponencialmente, con profundas implicaciones para la industria de gestión de activos a medio y largo plazo.

La enorme atención que los medios de comunicación han dedicado recientemente al Peer to Peer (P2P) lending es un indicio de que estamos acercándonos a un punto de inflexión en la popularidad de este tipo de inversión, desde su limitada base inicial al gran público de inversores y prestatarios. Las nuevas plataformas P2P se están reproduciendo en todo Estados Unidos y Europa, y van a tener que competir con los líderes establecidos del mercado americano, Lending Club y Prosper, y con el líder británico Funding Circle, así como con los pioneros españoles Comunitae.com, Loanbook.com y Arboribus.com.

El potencial retorno de los préstamos directos

Los retornos disponibles para los inversores varían en las distintas plataformas, dependiendo del tipo de préstamo y su calidad, de la fortaleza financiera del prestatario y de que el préstamo cuente con la cobertura de otros activos en el supuesto de impagados. La experiencia acumulada de años muestra que los tipos reales de retorno para los inversores en una cartera bien diversificada de préstamos directos se encuentran típicamente en un rango de entre el  6% y 12% anual, unas tasas que ya incluyen el efecto de los préstamos impagados.

Noticias relacionadas

Lo más leído