“Los precios de la vivienda en Francia podrían caer hasta un 7% a lo largo de este año”


A pesar de una coyuntura económica más desfavorable, el mercado inmobiliario de oficinas en Francia tuvo en 2011, paradójicamente, un buen año, con crecimientos en algunas regiones como Ile-de-France del orden del 14%, una circunstancia que, sin embargo, no oculta el deterioro sufrido por el mercado del alquiler, que el pasado verano comenzó a sentir la presión provocada por el deterioro en las rentas, según indica el último informe sobre real estate de La Française Asset Management

 

En términos generales, el mercado de la inversión ha logrado en medio de un entorno financiero complicado y una situación económica delicada crecer en 2011 en casi 16.000 millones de euros, gracias fundamentalmente al dinamismo registrado en los tres últimos meses del año. Un trimestre antes, el mercado residencial galo había seguido dando señales positivas, con un volumen de transacciones que aumentaba hasta niveles récord de 2007 y unos precios que se incrementaban a un ritmo del 6,7%. 

 

No obstante, esta tendencia parecía ir perdiendo intensidad a medida que transcurría el año. Tan es así que los expertos de la gestora no descartan un cambio de tendencia, más aún teniendo en cuenta que los préstamos para la compra de vivienda se han reducido drásticamente, la política fiscal se ha invertido y que ha habido una sensación generalizada de que el ciclo ha alcanzado su máximo. También hay fuerzas que juegan a favor, como una escasez de la oferta en regiones como Ile-de-France. 

 

Según La Française AM, “aunque la corrección media en todo el país podría ser de entre el 0% y el 7%, mercados en los que la demanda es más elevada que la oferta podría hacer que algunas regiones sean inmunes a la corrección”. Así, en un entorno en el que, a juicio de la firma, fuerzas opuestas tiran del mercado hacia un lado y hacia el otro, la caída que registrará esta clase de activos inmobiliarios en 2012 “podría ser limitada”.