Los planes de pensiones, pendientes de los cambios que podrían ampliar los reembolsos


El anuncio de la Dirección General de Seguros de ampliar los supuestos para rescatar un plan de pensiones a la situación de paro durante más de seis meses del titular del plan, de su cónyuge o de familiares cercanos, abre un nuevo escenario para las gestoras de este producto, que se podrían enfrentar a reembolsos significativos por parte de sus clientes. La propuesta, que tendrá un carácter transitorio, se estudiará en la próxima junta consultiva de Seguros, prevista para dentro de dos semanas. Mientras los fondos de inversión sufrieron reembolsos de 58.000 millones de euros durante 2008, los planes de pensiones vivieron en el relativo oasis de los fondos cerrados. La imposibilidad de rescatar el dinero antes de la jubilación, salvo situación de enfermedad grave o paro del titular superior al año, ha protegido estos productos de los reembolsos en un momento de fuerte desapalancamiento de las inversiones y de ventas masivas de activos. Esta situación puede variar en los próximos meses si se confirma la propuesta que maneja la Dirección General de Seguros, dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda, para modificar con carácter transitorio el sistema de reembolsos.

Según la misma, el dinero invertido en planes de pensiones podría retirarse si el titular está en paro, al menos, durante seis meses. Junto a esta reducción del plazo actual de doce a seis meses en la duración del desempleo, aparecen otros dos nuevos supuestos que, sin duda, aumentarían el número de partícipes en situación de aprovechar la medida. Según la propuesta de Seguros, la puerta al reembolso también se abriría para el caso de que el cónyuge del titular esté en paro esos seis meses o si son los ascendientes o descendientes del titular del plan quienes están en paro durante más de doce meses y forman parte de su unidad familiar. Desde el Gobierno, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, reconoció la semana pasada que están estudiando cómo flexibilizar el actual modelo de los planes de pensiones.

Se trata, sin duda, de un aumento de liquidez del que están pendientes más de siete millones de partícipes en planes de pensiones, que mueven un volumen cercano a los 80.000 millones de euros. En 2007, cerca de 6.000 partícipes rescataron su dinero por su situación de paro, por un importe cercano a los 45 millones de euros. En un momento de altas necesidades de liquidez por parte de los inversores y modestas rentabilidades en los dos últimos años, desde las entidades reconocen que es imprevisible evaluar todavía el número de ahorradores que se podrían acoger a la medida.

Además, habrá que ver de qué forma se produce la tributación de los reembolsos. Por el momento, todo apunta a que el sistema actual se mantendrá, lo que significa incluir en la base del IRPF el 100% del importe recuperado. Un sistema que, en la generalidad de las situaciones, ahora prima el rescate en forma de renta frente al realizado en un único cobro. Como siempre ocurre tras el anuncio de posibles nuevos cambios legales, los interrogantes aún son muchos. Por ejemplo, saber por cuánto tiempo se dejará abierto este periodo transitorio para las nuevas posibilidades de rescate, entre otros, para ver si es realmente factible recuperar el dinero en forma de renta o, incluso, si se permitirá elegir el tipo de reembolso o si se pondrán límites al importe. Factores de los que están a la espera las gestoras de planes de pensiones, para definir el volumen de fugas a las que pueden tener que hacer frente.