Los motivos de Merrill Lynch Wealth Management para confiar en España


Cada año, Merrill Lynch presenta sus expectativas para el siguiente ejercicio y, en los últimos cuatro años su opinión sobre España se había mantenido en estado muy negativo. Esto ha cambiado y, para 2013, consideran que el país puede comenzar a despegar y, con él su bolsa. “España a día de hoy es más competitiva, productiva y flexible que hace cinco años, lo que le hace más atractiva”, ha asegurado Alberto Spagnolo, director de Inversiones de Merrill Lynch Wealth Management para España y Portugal (en la imagen) en una rueda de prensa. 

Para Spagnolo, gran parte de los deberes que tenía España se han cumplido: el saneamiento del sistema financiero está llegando a su final, se va a conseguir un suelo en la crisis inmobiliaria y la dependencia de España de la financiación externa se está disminuyendo, desde niveles del 90% de la deuda que estaba en manos de extranjeros.

Cree que la creación del banco malo, Sareb, debe ser el colofón al saneamiento del sistema financiero y que a finales de 2013 el sector financiero español “va a emerger como uno de los más saneados, transparentes y capitalizados de Europa”. El nacimiento de Sareb también ayudará a que se llegue a tocar suelo en la caída de precios de los inmuebles. Spagnolo cree que al 30% que ya han caído se añadirá otro 10% adicional para que termine de desinflarse la burbuja que ha vivido el sector inmobiliario español. “Para poder decir que lo pero ha pasado sólo falta que retorne la confianza y que haya una mayor credibilidad en el país”, dice. En todo caso está convencido de que “se han establecido los mimbres para que se establezca suelo para mejorar a partir de ahora”.

Y esa mejora se trasladará a los activos financieros españoles, es decir, la bolsa. En la entidad de banca privada creen “probable” que el Ibex 35 tenga en 2013 un comportamiento mucho mejor que en 2012 y que sea incluso mejor que el de otras bolsas. En ese positivismo no incluyen al sector financiero pues, según Spagnolo, los bancos se enfrentan a años de retornos bajos y una gran presión regulatoria por lo que no cree que sean una buena apuesta a largo plazo.

Respecto al tema de moda en los últimos tiempos, la necesidad o no de petición del rescate por parte de España, en la firma creen que dependerá de la presión del mercado de deuda sobre el país, aunque creen que, finalmente, Mariano Rajoy tendrá que recurrir a la ayuda ofrecida por el BCE a principios de 2013 aunque, señalan, “ya no es tan crítico pues ha cambiado en los últimos dos meses el balance financiero español”. “El Gobierno está en una posición más fuerte que hace dos o tres meses”, dice Spagnolo.

Temas de inversión para 2013

Más allá de España, en Merrill Lynch Wealth Management creen que 2013 puede ser un año de crecimiento, en el que Estados Unidos comience su recuperación, China mantenga su crecimiento y la zona euro siga en un estado de debilidad, pero con cierta mejora para finales del año. Eso sí, en la zona euro la firma cree que las decepciones vendrán ya no tanto por parte de los países periféricos sino por las dudas de los core como Francia o Alemania. Están convencidos que se vivirá una mayor integración en la supervisión bancaria, unión presupuestaria para terminar con una emisión conjunta de deuda.

Así su estrategia para el próximo año, según explica Bill O´Neill, director de inversiones para EMEA, se centraría en apostar por la renta variable ya que, dice, está en los niveles más atractivos de los últimos 25 años. En renta fija, solamente encuentran potencial en la de alta rentabilidad y si se quiere seguir en deuda pública, cree que hay que mirar hacia mercados como los periféricos o la deuda emergente en moneda local.

Movimientos corporativos en la firma

En agosto, Bank of America vendió a la entidad suiza Julius Baer su negocio internacional de banca privada, entre el que se encuentra Merrill Lynch Wealth Management y con él la oficina española de la firma. La operación todavía no se ha cerrado, se espera que sea para finales de año o comienzos de 2013 y en todo caso, en la oficina española, que dirige Rafael Ximénez de Embún confían en que no haya excesivos cambios. “Estamos convencidos que nos va permitir seguir mejorando en el servicio a nuestros clientes. Seguiremos aquí sirviendo a clientes en una entidad que no tiene distracciones y se dedica solo a la banca privada como es Julius Baer que además en España no tiene nada”, ha explicado Ximénez de Embún.

Profesionales

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído