Tags: Gestores |

“Los modelos matemáticos han fallado por un mal control del riesgo”


Su estrategia consiste en aprovechar las dislocaciones de los mercados de divisas. Buscan desequilibrios y condiciones extremas que puedan aportar rentabilidades atractivas. Y lo hacen de forma sistemática y disciplinada.#br#



El equipo de Pareto, una de las gestoras especializadas en gestión de divisas de BNY Mellon, se mueve como pez en el agua en mercados de alta volatilidad. Su fondo BNY Mellon Evolution Currency Option Fund (clase C en euros) obtuvo una rentabilidad del 8,2% en 2008 y del 6% en 2007.



Su secreto está en elegir muy bien sus apuestas. Realizan muy pocas operaciones y buscan un alto potencial de revalorización con cada una de ellas, con un riesgo de pérdida limitado. “Al utilizar posiciones compradoras en opciones, si la operación sale bien contamos con el efecto de apalancamiento implícito en la opción, mientras que las pérdidas potenciales se limitan a la prima pagada. Siendo típicamente el tamaño medio de las primas pagadas entre el 0,75% y el 1,5% de la cartera. Nos centramos en identificar los cruces adecuados entre divisas y, sobre todo, en elegir el momento idóneo para cada operación”, explica Arnaud Gerard, gestor del fondo.



De media, sólo implementan tres posiciones por mes. En dos años, apenas han realizado 49 apuestas en los 27 pares de divisas con los que operan.



Pareto, con 17 años de experiencia, cuenta con un equipo de 56 profesionales y maneja unos 36.000 millones de euros. La gestora se centra en preservar el capital. “Las divisas, más que un tipo de activo en sí, constituyen un juego de suma cero. Por eso nuestra primera preocupación es evitar las caídas y proteger el patrimonio de nuestros inversores. No estamos interesados en captar todas las subidas del mercado, pero sí en evitar las pérdidas catastróficas”, señala Gerard.



En un momento en el que muchos gestores de divisas cuestionan la fiabilidad de sus modelos, Pareto confía plenamente en sus sistemas cuantitativos. “Las divisas no tienen un comportamiento normal. Habitualmente resultan predecibles, pero a menudo presentan fuertes desviaciones. Los modelos matemáticos que no tienen esto en cuenta no pueden funcionar. Defender que las últimas dislocaciones son un evento único en un millón de años cuando se ve que se registran durante tres días seguidos es en nuestra opinión un engaño. El problema no han sido los modelos, sino los fallos en el control de riesgos”, afirma.



Las herramientas tradicionales de medición de riesgo, añade Gerard, resultan inadecuadas. “El control de riesgo es fundamental en todo nuestro proceso. Pero se trata de controlar el riesgo correcto. Hay modelos que se centran, por ejemplo, en analizar las correlaciones pasadas y eso constituye una equivocación. Nosotros usamos el VAR porque la normativa UCITS III nos lo impone, pero no siempre resulta útil.



Cualquiera puede crear una estrategia para ganar dinero. Lo difícil es crear una estrategia que sirva para no perder dinero. Hay que asumir que si centras tu estrategia en el control de riesgos, eso te puede costar dinero. Si decides ir a lo seguro, necesariamente habrá un coste asociado. El problema es que, cuando estás en un entorno de mercados alcistas durante dos o tres años, mucha gente se cuestiona la necesidad de pagar ese precio y empieza a creer que el nuevo entorno durará para siempre”, agrega.



Al tener controlada la pérdida máxima que asumen, pueden hacer apuestas más concentradas. Entre las posiciones que el equipo de Pareto mantiene abiertas ahora destaca la apuesta por la libra y el dólar frente al yen. “El precio de la libra ya descuenta muchas malas noticias, el yen todavía no. Esperamos una corrección en el yen. Esta posición la empezamos a construir hace dos semanas”, comenta Gerard.



Aunque Pareto se posiciona de manera neutral en el carry trade, Gerard asegura que este tipo de operativa volverá. “Los mercados de divisas son cíclicos. Muchas de las estrategias cuantitativas que han fracasado en el último año se construyeron partiendo de un entorno de baja volatilidad. Mucha gente perdió de vista que las divisas y los mercados pasan por ciclos”, señala.



El equipo de Pareto prepara el lanzamiento en marzo de un fondo que invertirá en divisas de mercados emergentes y que estará incluido dentro de la gama BNY Mellon Global Funds.
 

Empresas

Lo más leído