Los mercados de renta fija cerraron el mes de julio en positivo a pesar de la corrección sufrida a principios de mes


TRIBUNA de Bruno Dhoosche, CFA, responsable de estrategias de renta fija, Allfunds Bank. Comentario patrocinado por Allfunds Bank.

Después del shock de finales de junio, los mercados se recuperaron gracias a los buenos datos de beneficios corporativos y un dólar más débil. Los precios de la energía recuperaron parcialmente algunas de sus pérdidas anteriores, con el Brent superando el umbral de 50 dólares por barril, mientras que la volatilidad implícita se mantuvo moderada. Los mercados de acciones subieron, liderados por los sectores de tecnología y energía. Por regiones los mercados emergentes y los Estados Unidos tomaron la delantera. La pendiente de los tipos de interés aumento de manera generalizada después de comentarios menos halagüeños por parte de algunos bancos centrales, y las rentabilidades subieron ligeramente en el tramo largo de la curva de tipos americana. Los mercados de crédito, tanto alto rendimiento como grado de inversión, tuvieron un buen comportamiento tanto en Estados Unidos como en Europa. El dólar se depreció frente a casi todas las divisas.

Los mercados de renta fija cerraron el mes de julio en positivo a pesar de la corrección sufrida a principios de mes. El tono más conservador de los bancos centrales durante la reunión del Banco Central Europeo en Sintra, Portugal, a finales de junio provocó una corrección en el mercado de renta fija que se prolongó hasta principios de julio. Esta corrección causó una subida en la rentabilidad de los bonos de mercados desarrollados, aunque en menor medida en el caso del mercado japonés. La gran parte de la subida en las rentabilidades nominales vino de las rentabilidades reales y no tanto de la inflación. Esto sugiere que la corrección fue más el resultado de una reevaluación de la política del banco central que de una reevaluación de las perspectivas sobre la tasa de inflación. Como era de esperar, la Reserva Federal mantuvo intactos los tipos de interés en la reunión de julio tras haberlos subido 25 puntos básicos en junio. Mientras tanto, el Banco Central Europeo mantuvo intactos los tipos de interés pero anunció que la decisión sobre la retirada de las medidas extraordinarias de liquidez se aplazaría hasta el otoño. En Reino Unido, no hubo reunión en julio, pero la sorprendente caída de la tasa de inflación quito algo de presión al Banco Central de Inglaterra sobre la necesidad de adelantar las subidas. Los bonos del tesoro obtuvieron una rentabilidad del 0,21%, con los bonos con vencimientos más largos (por encima de 20 años), comportándose peor. Los bonos ligados a la inflación se comportaron peor que los bonos nominales en julio con una rentabilidad del -0,07%, siendo Canadá el peor mercado en julio.

En los mercados de crédito, los diferenciales de tipos se estrecharon 7 puntos básicos en el mercado global de bonos de grado de inversión. Europa experimentó el mayor estrechamiento en los diferenciales de tipos (-10 puntos básicos), con un estrechamiento de los diferenciales de tipos de 7 y de 4 puntos básicos en Estados Unidos e Inglaterra, respectivamente. La compresión en los diferenciales de tipos fue muy pareja en todos los sectores. El mercado global de crédito de grado de inversión cerró el mes de julio con una rentabilidad del 0,73%. Esto representa 57 puntos básicos por encima de la rentabilidad del mercado de bonos del tesoro con una duración similar. Bajando al segmento más bajo de calidades crediticias, el mercado global de crédito de grado no inversión subió un 1,13% en julio, en parte gracias al bajo nivel de impagos y la continua búsqueda de rentabilidades más altas. Está misma búsqueda de rentabilidades ayudó también al mercado de renta fija emergente que se benefició de entradas de flujos.

El mercado de deuda emergente local subió un 2,07% en dólares. Argentina (-6.41%) fue el mercado que peor se comportó en julio, mientras Brasil (+8.98%) fue el mejor mercado con diferencia. El mercado global de deuda externa corporativa emergente subió un +0.79% en julio, con el segmento de grado no inversión (+0.98%) superando al segmento de grado de inversión (+0.66%). El mercado global de deuda externa soberana subió un +0.66% en julio, pero en este caso el segmento de grado de inversión (+1.06%) tuvo un mejor comportamiento que el segmento de grado no inversión (+0.21%).

El índice S&P 500 alcanzó el máximo histórico en julio impulsado principalmente por el alza de los datos del PIB y ganancias moderadas, cerrando el mes un 2% arriba. A 4 de agosto, el 84% de las empresas del índice S&P 500 reportaron resultados y el 72% de esas empresas superó la estimación media de beneficios por acción, mientras que el 70% de las empresas superó la estimación media de ventas. El MSCI Europe finalizó julio con un descenso del -0,4% (lo que supone un acumulado del 6,3% en el primer trimestre de 2017). En julio, el value (0,3%) superó al growth (-1,1%) con un comportamiento mejor de las empresas de pequeña capitalización frente a las de gran capitalización. Las acciones europeas siguen siendo populares entre los inversores, con entradas de capital en fondos de Europa Continental por valor de 3.000 millones de dólares en 2017. A esto habría que sumarle 3.300 millones de dólares en fondos de renta variable Europa en la semana del 26 de julio – cifra superior a la de la semana anterior y la mayor entrada desde la victoria electoral de Emmanuel Macron. Los flujos de entrada acompañaron a un alza en el euro hasta el máximo de los últimos dos años, con la moneda común subiendo un 11% frente al dólar en 2017. El índice MSCI Emerging Markets subió un 6,0% (USD/TR) en julio, entregando flujos positivos por séptimo mes consecutivo este año, y superando nuevamente a los principales índices de renta variable de los mercados desarrollados. Las entradas totales en fondos de renta variable de mercados emergentes llegaron a 5.100 millones de dólares en julio (50.300 millones de dólares en lo que va de año). Los fondos de mercados emergentes globales siguieron atrayendo la mayoría de los flujos (4.600 millones de dólares).

En julio, la industria de inversión alternativa presentó fuertes rentabilidades, con el índice HFRX Global Hedge Fund subiendo un 0,93% y el HFRU Hedge Fund Composite subiendo un 0,53%. El sector de componentes energéticos se recuperó este mes convirtiéndose en el sector que mejor rentabilidad obtuvo, un 4,5%. Según un reciente informe de la EIA, las existencias estadounidenses disminuyeron en 7,2 millones de barriles a fines de julio, más de lo previsto en el mercado lo que proporcionó un respiro necesario al precio de las materias primas a excepción del gas natural que estuvo en negativo debido a la baja demanda por las buenas temperaturas.

Captura_de_pantalla_2017-08-17_a_la_s__13

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas