Tags: Renta Variable |

Los mejores perfumes vienen en frasco pequeño


TRIBUNA de Álvaro Antón Luna, Country Head, Head of Distribution Iberia en Aberdeen Standard Investments. Comentario patrocinado por Aberdeen Standard Investments.

Todo tiene un principio y en el mundo de los negocios no es diferente. Apple comenzó en un garaje y Virgin en la cripta de una iglesia y ambas son ahora dos compañías muy conocidas. Para los inversores, las empresas más pequeñas pueden ofrecer la oportunidad de acceder hoy mismo a los gigantes del mañana y este es el motivo por el cual pensamos que deberían considerar la posibilidad de realizar una asignación a renta variable de pequeña capitalización como parte de una cartera amplia. La recompensa potencial de tomar esta decisión es muy clara.

Sobresaliendo por encima de la media

Como clase de activo, las empresas de pequeña capitalización han superado a sus competidores más grandes casi en cualquier periodo y geografía. Entre el 1 de enero de 2000 y el 31 de diciembre de 2018, las cotizadas de pequeña capitalización registraron un rendimiento acumulado positivo del 362%, frente a un 139% del índice MSCI All Country World Index (que excluye las acciones de pequeña capitalización)(1).

Esta mayor rentabilidad se debe a que este tipo de entidades tienden a crecer mucho más rápido que sus homólogas de gran capitalización. Debido a su tamaño, pueden adaptarse rápidamente a las nuevas tendencias. Además, suelen estar a la vanguardia de las disrupciones de la industria. Muchas han adoptado internet, lo que les da una ventaja material sobre sus competidores más grandes y mejor dotados de recursos. Tomemos el ejemplo de Just Eat. Ha revolucionado la forma en la que pedimos comida, haciendo que las grandes empresas tengan que ponerse al día. Las empresas más pequeñas también presentan economías de escala crecientes, creando un viento de cola para los ingresos y beneficios.

Haciendo sus deberes

A pesar de ello, la cobertura de analistas de las empresas de pequeña capitalización es bastante limitada. Alrededor del 70% de las empresas que cotizan en bolsa son de pequeña capitalización por lo que cubrir este segmento requiere muchos recursos. Además, la información de muchas suele ser escasa por lo que su análisis exige mucho tiempo y es costoso. Sin embargo, esta falta de cobertura hace posible que exista una mayor posibilidad de que se produzcan errores en la fijación de precios. El precio de las acciones de una empresa a menudo puede dispararse una vez que el mercado finalmente se da cuenta de su valor. Por ello, las compañías de pequeña capitalización representan una gran oportunidad para los inversores activos dispuestos a hacer sus deberes.

Beneficios de diversificación

Asimismo, las empresas más pequeñas también ofrecen el beneficio de la diversificación como parte de una cartera más amplia. Este tipo de cotizadas pueden proporcionar diferentes fuentes de rentabilidad con respecto a las firmas más grandes. Las sociedades de pequeña capitalización suelen tener una mayor exposición doméstica lo que permite a los inversores tener acceso directo a las economías o sectores locales en expansión. Además, son potencialmente menos vulnerables (aunque no inmunes) a las tendencias mundiales y a las fluctuaciones en las divisas.

¿Compañías arriesgadas?

Por supuesto, nadie regala nada en el mundo de la inversión. Las mayores rentabilidades conllevan un mayor riesgo, y las compañías de pequeña capitalización no son una excepción en este sentido. Con el tiempo, esta clase de activo ha proporcionado rendimientos más volátiles que las compañías más grandes en la mayoría de las regiones. También existe riesgo de liquidez. El número de inversores que poseen las acciones de empresas de pequeña capitalización es menor, lo que dificulta su venta en una recesión del mercado, lo que podría agravar las caídas del precio. Toda inversión exitosa requiere un profundo conocimiento de los riesgos y de sus potenciales recompensas. Esa es la razón por la que adoptamos un enfoque activo. De hecho, pensamos que la volatilidad en los precios crea a menudo oportunidades.

Conclusiones

En definitiva, consideramos que los argumentos a favor de invertir en empresas más pequeñas son sólidos. Históricamente, esta clase de activo ha tenido un rendimiento superior al de sus homólogas de mayor tamaño. El universo de inversión contiene una gran cantidad de ideas interesantes, en rápido crecimiento e innovadoras. Es cierto que los inversores tendrán que tolerar un cierto nivel de volatilidad. Sin embargo, para aquellos que buscan diversificar sus carteras y lograr potencialmente un sólido rendimiento a largo plazo, creemos que las compañías de pequeña capitalización representan una oportunidad de inversión interesante.

(1) Fuente: Thomson Reuters Datastream, USD, 31 diciembre de 2018.

Profesionales
Empresas

Lo más leído