Los inversores y el behavioral finance


Desde principios de año, el Mercado de Renta Fija ha sido incapaz de marcar una clara tendencia. Los inversores siguen fieles a sus posiciones defensivas, en oposición a los bancos centrales, los cuales se afanan en adquirir bonos de sus propios gobiernos. Los movimientos de ida y vuelta del mercado de deuda sin una tendencia clara, han provocado malestar entre los jugadores del mercado. Si lo vemos desde una perspectiva de inversor/comportamiento financiero, un rebote en la volatilidad tendría que estar cerca.

La rentabilidad del Mercado en los últimos 3 meses ha sido resultado de esta ausencia de tendencia y cualquier intento de los futuros del Bund de llevar un recorrido al alza o a la baja se ha encontrado con una resistencia. Los Bancos Centrales están dejando claro que quieren mantener los tipos de interés oficiales a niveles bajos durante un periodo de tiempo más o menos largo, y sin embargo los inversores siguen mostrando escepticismo. El alto grado de incertidumbre, desde nuestro punto de vista, es argumento suficiente para un cambio en la tendencia del mercado de deuda que ponga fin a estos movimientos de ida y vuelta.

Nos encontramos en un entorno en el cual los inversores se han situado en una posición muy defensiva. El porcentaje de inversores sobrevendidos muestra una baja propensión a especular en los tramos largos. Y esto se está trasladando a todos los tramos,incluso en los medios y cortos, lo que ofrece escasas oportunidades de obtener rentabilidad. Esta información está basada en las mediciones de preferencias de la rentabiliad de la curva europea.

La presión también está llegando a los tramos cortos de la curva y hay más apuestas a favor de una fuerte positivización de la curva frente a aquellos que apuestan por aplanamiento o inversión de la misma.

¿Qué esperan los inversores para el próximo año?

En cuanto a los futuros del Bund, la predicción para el 2T de 2009 refleja un rango de trading muy estrecho, entre 121,6 y 124.0. Para el resto del año, las previsiones son ligeramente bajistas. Estos dos niveles merecen una atención especial. Menos del 20% de los inversores esperan niveles por encima o por debajo de este rango.

Conclusión

Las expectativas para los próximos 6 meses y los bajos posicionamientos de los datos se muestran a favor de los bonos. Los impulsos negativos vienen de los inversores a corto (1mes) y las apuestas en la curva. Sin los anuncios de los bancos centrales de recompra de los bonos de sus países, el mercado seguramente ya se habría decantado por una tendencia bajista. El hecho de que se esté asumiendo para los próximos 3 meses un rango muy estrecho de fluctuación no encaja con el alto nivel de malestar por parte de los inversores, lo que explica que esperemos un incremento de la volatilidad.

Lo más leído