Los inversores señalan el ajuste fiscal en EE. UU. como principal riesgo


Los inversores de todo el mundo perciben el ajuste fiscal que se realizará en Estados Unidos como principal riesgo a corto plazo para los mercados. Así, mientras las mayores preocupaciones de este año, centradas en la crisis de la eurozona, las amenazas de bajo crecimiento en Estados Unidos y la desaceleración china, se han relajado, el llamado fiscal cliff ha pasado a primera posición.

Según los resultados de una encuesta elaborada por Barclays entre 411 inversores de todo el mundo, principalmente inversores institucionales que incluyen hedge funds, gestores monetarios y responsables de las mesas de trading, las perspectivas para la renta variable permanecen positivas en este escenario. Los resultados coindiden con los de una reciente encuesta de Bof America Merrill Lynch.

Con todo, el ajuste fiscal que afronta la economía estadounidense se ha convertido en el riesgo de corto plazo dominante, principalmente entre los inversores de renta variable: el 53% de los encuestados lo ven como la principal amenaza para los mercados, casi el doble que lo pensaba en septiembre. También se considera que será el tema principal del próximo trimestre, según el 41% de los inversores en divisas.

La mayoría de los encuestados considera que se llegará a un compromiso pero que tendrá lugar a algún tipo de consolidación. Uno de cada cinco inversores piensa que o todas las medidas actuales expirarán o continuarán, sin punto medio, aunque otro 20% espera que todas expiren y haya una cierta reversión en el primer trimestre. Pero la mayoría, el 77%, piensa que los problemas fiscales causarán ansiedad, aunque finalmente serán resueltos para limitar el impacto en los mercados.

Por otro lado, la probabilidad de una inminente ruptura de la eurozona ha disminuido. Así, el 72% de los encuestados cree que ningún país abandonará el euro en los próximos doce meses, desde el 57% que lo pensaba en septiembre y por encima del 42% que lo pensaba en junio. Entre los que creen que habrá algún tipo de ruptura, la mayoría piensa que se centrará en Grecia, pues solo el 6% cree que otro país abandonará el euro durante el próximo año. Son las respuestas más optimistas desde diciembre del año pasado.

Noticias relacionadas

Lo más leído