Los inversores, pendientes de la decisión de Rajoy sobre el rescate


El escepticismo de los inversores permanece en niveles elevados. Lo evidencian, según Generali Investments, dos factores: el posicionamiento de los inversores en renta variable y las valoraciones que ofrece la Bolsa europea. “A corto plazo, esto podría seguir arrastrando a las acciones”, un movimiento que para la firma se podría ver alentado por unas revisiones a la baja de los beneficios empresariales y unos PER que se mantienen ajustados frente a los datos reales. “Dicho esto, seguimos mostrando una actitud constructiva en la renta variable al entender que el ciclo mundial ha comenzado a dar señales de haber tocado fondo y la política monetaria seguirá siendo laxa”.

En su informe Market Trends, la gestora atribuye el comportamiento mixto mostrado por los mercados el último mes a las dudas que ahora existen sobre si España va a solicitar la ayuda del Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM). A esto hay que añadir que “las empresas han adoptado una postura muy cautelosa con respecto a las perspectivas de beneficios en la temporada de resultados”. De cara a las próximas semanas, “buena parte de la evolución de los mercados dependerá de España”. La previsión de Generali Investments es que asistamos a una favorable evolución del mercado ante la solicitud de ayuda del Gobierno español y los síntomas de recuperación económica global.

La situación en la que se encuentra España se estaría dejando sentir con especial intensidad en la renta fija, donde los mercados se han mantenido en un modo de ‘esperar y ver’. Según la gestora, los inversores aguardan una petición formal de ayuda por parte de España. “Aunque no se han producido señales evidentes que hagan pensar que el país pedirá el rescate, creemos que Rajoy irá por ese camino”, afirman. “En este escenario, las rentabilidades de la deuda pública de los países del núcleo de Europa debería subir y la de los periféricos reducirse, por lo que recomendamos mantenerse en duraciones cortas en deuda ‘core’ y en tramos largos en bonos periféricos”.

Para Generali Investments, la petición de ayuda de España y la correspondiente intervención en su mercado de bonos por parte del BCE sería un paso más hacia lo que representa la mutualización de la deuda en Europa. “En consecuencia, las rentabilidades que ofrece la deuda pública de los países europeos tenderá a converger a partir de un incremento de los retornos que ofrece la deuda de los países del núcleo del continente”. Y, lo que es más importante: la esperable estabilización de los mercados financieros debería aclarar el futuro económico e incluso podría provocar alguna reversión en los flujos hacia los activos considerados refugio. En este sentido, esperan que en un horizonte de un mes el bono alemán a diez años rinda al 1,6%.

Profesionales

Noticias relacionadas