Los inversores globales se refugian en fondos monetarios y de deuda en la última semana


Las dudas sobre la fortaleza de la economía estadounidense y la china mantuvieron la presión en los fondos de renta variable durante la semana que finalizó el 11 de agosto y, por ello, los flujos hacia los fondos de EPFR Global tuvieron un carácter defensivo, favoreciendo los productos de renta fija frente a los bursátiles e incluso dirigiéndose hacia los monetarios por tercera semana seguida.

Así, los fondos de deuda captaron 4.460 millones de dólares, una cifra que en lo que va de año se sitúa en 135.000 millones, mientras los monetarios registraron su tercera semana seguida de flujos positivos desde principios de 2009, con captaciones de 5.100 millones de dólares. Y todo, frente a las salidas de 1.700 millones en los de renta variable, debido a los fuertes reembolsos registrados en los fondos de mercados desarrollados, incapaces de borrar las entradas en los productos de mercados emergentes. En este contexto, y por sectores, los de tecnología y energía retrocedieron hacia territorio negativo en lo que va de año.

La confirmación de que la Reserva Federal seguirá con una política monetaria expansiva ayudó sin embargo a mantener el apetito de los inversores por la exposición a deuda high yield, bonos municipales estadounidenses, bienes inmobiliarios, deuda de mercados emergentes y, en menor medida, hacia renta variable de estos mercados.

Así, los fondos inmobiliarios atrajeron capital por cuarta semana consecutiva, los bursátiles de mercados emergentes globales captaron 1.640 millones de dólares y los de deuda de mercados emergentes globales absorbieron 600 millones más, un flujo positivo que continúa por sexta semana seguida.