Los inversores europeos huyen de la renta fija y optan por la renta variable


Las cifras del flujo de fondos en septiembre de Morningstar muestran que los fondos con vocación a largo plazo (no monetarios) captaron 3.700 millones de euros en el mes. La inesperada decisión de la Fed de continuar con el calendario de compra de bonos, junto con la postura del BCE de una política de tipos bajos, cuando parece que mejoran ligeramente las perspectivas económicas en Europa, produce confusión entre los inversores. Tal y como indican los datos de flujos de Morningstar en septiembre, los inversores han respondido de manera pragmática a estas señales mixtas, evitando la renta fija y variable emergente, así como los bonos en dólares con mayor duración, mientras que han aumentado considerablemente la exposición a renta variable europea.

De acuerdo con las conclusiones del Informe Morningstar de flujos correspondiente a septiembre y al tercer trimestre, los fondos de renta fija sufrieron reembolsos por valor de 8.700 millones de euros en el mes de septiembre, cifra superior a las entradas netas en renta variable de 8.300 millones de euros. Mientras, las captaciones en fondos mixtos y en fondos de gestión alternativa crecieron a menor ritmo. Los fondos monetarios, por el contrario, tuvieron reembolsos netos de 25.000 euros a lo largo del mes, la mayor salida mensual sufrida por un instrumento de inversión de corto plazo, desde junio de 2009.

Durante el trimestre, las entradas en fondos con vocación a largo plazo se redujeron a 31.000 millones de euros, comparado con los 126.100 y los 61.400 millones de euros que entraron en el primer y segundo trimestre de 2013, respectivamente. La categoría Morningstar preferida tanto en el mes de septiembre como a lo largo del tercer trimestre ha sido renta variable europea de gran capitalización estilo ‘blend’, registrando entradas de 2.100 millones euros y de 5.100 millones de euros, respectivamente. Por el lado contrario, la categoría Morningstar de renta fija diversificada en dólares ha sido la menos deseada, perdiendo cerca de 1.700 millones de euros en septiembre.

Los fondos de grandes compañías de la eurozona, unos de los menos populares durante la crisis de la zona euro, captaron 1.000 millones de euros en septiembre, la mayor entrada mensual desde Julio de 2009. Tal y como revela la firma de análisis, los fondos más grandes de Europa, el Templeton Global Bond y el Templeton Global Total Return, con un rating Morningstar de ‘plata’ y ‘bronce’, respectivamente, fueron los más perjudicados dentro de fondos de renta fija diversificada global, con reembolsos de 617 y 367 millones de euros, respectivamente. A nivel gestora, Blackrock, Nordea y J.P.Morgan AM ocupan el pódium de mayores entradas en el tercer trimestre, con flujos netos de 6.600, 2.400 y 3.700 millones de euros, respectivamente.

Según Javier Sáenz de Cenzano, director de Análisis de Fondos de Morningstar en España, “parece que la renta variable europea está de vuelta. Las dos categorías Morningstar más populares el mes pasado, renta variable Europa gran capitalización ‘blend’ y renta variable Europa de capitalización flexible, muestran que los inversores europeos en fondos van ganando confianza sobre el final de la recesión en la eurozona. Considerando que el mercado de renta variable europea se ha recuperado sustancialmente desde los mínimos que tocó en 2011 y en 2012, parece claro que esta nueva tendencia no es una apuesta por valoraciones. Dado que las valoraciones no están baratas, la compra de acciones europeas pone de manifiesto la escasez de alternativas para los inversores en este entorno de tipos bajos”.

Archivos adjuntos

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído