“Los inversores españoles volverán a entrar tarde en hedge funds”


Los hedge funds vuelven a ofrecer rentabilidades atractivas y muchos de ellos han ido superando los problemas que les llevaron a imponer restricciones a los reembolsos en 2008 y principios del 2009. Pero la inversión en España en este tipo de vehículo sigue congelada.

John Siska, socio fundador de Eccleston Partners y consejero del fondo BlackRock Absolute Return Strategies Fund, reconoce que los buenos resultados pueden hacer que los inversores se replanteen su entrada de nuevo en hedge funds, pero advierte de que será un proceso lento. “El inversor, en España y fuera de España, seguirá invirtiendo como siempre, mirando los productos que mejor hayan evolucionado en los dos últimos años, por mucho que nos pueda pesar ese comportamiento. Acabará comprando caro y vendiendo barato”, afirma.

Siska señala que la crisis ha servido para replantear la idoneidad del modelo de retribución de los gestores alternativos. “Hay un problema de alineación de intereses. Los hedge funds se han vendido como productos de rentabilidad absoluta. Tuvieron rentabilidades positivas durante la crisis de la bolsa de comienzos de la década, dando pie a la idea de que eran capaces de generar rentabilidades absolutas independientemente de la marcha de los mercados. Y se ha visto que no era cierto. Los hedge funds son fondos de rentabilidad asimétrica, con un riesgo de cola muy importante, que viene de la mano de la opcionalidad de los productos en los que se invierte. Pero el gestor, que cobra comisiones de éxito a corto plazo, tiene un incentivo para ignorar esos riesgos a costa de los intereses del inversor final. El problema ha sido de incentivos y de remuneración de los gestores. Hay iniciativas muy importantes, como la de Calpers, para crear patrones mucho más lentos de cristalización de las comisiones de éxito”, comenta.

En marzo de 2008, Siska se incorporó al consejo de inversión del fondo de BlackRock, que cotiza en la bolsa de Londres y que maneja unos 300 millones de dólares de patrimonio. Siska actúa como consejero del fondo y como presidente del comité de auditoría, responsable de temas contables y de control de riesgos.

Según él, el caso Madoff ha servido para reforzar los procesos de auditoría y para que se preste más atención a los riesgos operativos. “Eso son buenas noticias para el sector. Antes ya había poco riesgo operativo y ahora hay mucho menos”, destaca.

Sobre la propuesta de regulación de los fondos no UCITS, Siska considera “curioso que en Europa continental se quiera regular agresivamente a los hedge funds y a los fondos de capital riesgo cuando los que estaban más apalancados y han tenido problemas de crédito han sido los bancos y las cajas. Europa quiere desterrar el modelo financiero anglosajón y quiere reducir el papel de Londres como capital financiera. Eso es lo que hay detrás de todo este proceso”, afirma.

Siska se desligó el año pasado de Familyoffice Solutions, firma de la que fue presidente y director de inversiones y ahora se dedica al desarrollo de Eccleston Partners, una comunidad virtual de profesionales que presta servicios y asesoramiento en política de inversión, control de riesgos y diseño de procesos a inversores institucionales y grandes patrimonios. A través de Eccleston, Siska ha pasado a formar parte del consejo de Antares, que gestiona los fondos de prestación definida y las prejubilaciones del grupo Telefónica. En total, apoya a fortalecer procesos de inversión por más de 1.500 millones de euros.

Siska prepara el expediente con el que solicitará la autorización de la CNMV para constituirse como EAFI. Considera que el peso de los asesores independientes en el mercado español crecerá, aunque será un proceso paulatino. “En 10 años habrá más independientes y muchos más clientes que por fin entenderán que tienen que pagar por un servicio profesional así como se paga a un arquitecto, un cirujano o un abogado. Será un cambio cultural muy lento. En España, el negocio está en la distribución de producto. Ser independiente tiene un coste de oportunidad alto en el corto plazo. Pero hay mucha gente con vocación que prefiere optar por esta vía”, comenta.

En cuanto a las redes de distribución, Siska cree que la tendencia es a una racionalización de la oferta. “En España creo que los bancos se van centrar en la distribución, por lo que apostarán por modelos de arquitectura guiada, en vez de abierta. Van a ser más concientes de los riesgos económicos y reputacionales y habrá una tendencia a simplificar los proveedores. Cuando pienso en este proceso, tomo el ejemplo de Mercadona, que simplificó radicalmente el número de proveedores y de productos para ser más eficiente. Tiendo a pensar que hay que racionalizar también la oferta de productos financieros en España”, dice Siska.

Lo más leído