Los inversores españoles incrementan el peso de los fondos en sus carteras


La confianza del inversor español consolida la tendencia optimista manifestada durante los últimos meses y se consolida en positivo en el segundo trimestre de 2018. De acuerdo con los resultados de la encuesta que elabora trimestralmente J.P. Morgan Asset Management, el índice se sitúa en 2,49 puntos, frente a 3,10 puntos registrados en el trimestre anterior. El índice desciende 0,61 puntos propiciado principalmente porque aumenta el número de encuestados que opinan que los mercados bursátiles probablemente bajen en los próximos seis meses (16,6%). Sin embargo, el índice se mantiene en valores positivos, ya que es mayor el número de inversores que considera que los mercados bursátiles experimentarán subidas (37,1%) y , además, se amplía el número de inversores que considera que se están empezando a percibir que existe una mejoría de la situación actual.

El optimismo de los inversores se plasma en los productos financieros que mantienen en sus carteras. En el segundo trimestre ha aumentado la tenencia de casi todos los activos financieros. En concreto, los productos que más han visto incrementar su contratación han sido los fondos de inversión, inmobiliario, los planes de pensiones y las inversiones en acciones. Por el contrario, disminuye la contratación de depósitos, libretas y cuentas de ahorro, aunque sigue siendo el producto por el que más interés muestran los inversores.

Sin embargo, la intención futura de contratación de los inversores en los próximos seis meses difiere. Según los datos que arroja la encuesta, aumentará la contratación de casi todos los productos financieros, especialmente la de los fondos de inversión y acciones, mientras que disminuirá solo la inversión en planes de pensiones.

A la hora de elegir donde depositar su capital, un 40,1% de los inversores valora el hecho de no perder dinero; un 31,6% que le otorgue menos rentabilidad pero cierta seguridad y un 28,3 % prefiere obtener la máxima rentabilidad. En este sentido, los inversores tienen en cuenta tres factores clave al gestionar su dinero: un 30% vigila los movimientos de los tipos de interés y el Euribor; un 22,9% indica que se guía por las ofertas de productos de inversión que ofrecen los bancos y cajas de ahorro y un 20,5% de los inversores mueve su capital en función de su percepción de la crisis económica.

Los resultados de la encuesta desvelan que un 37,1% de los encuestados apuesta a que los mercados bursátiles experimentarán subidas en los próximos seis meses, frente al 16,6% de los que considera que probablemente descienda. Respecto al crecimiento de los diversos mercados bursátiles, el 28,1% de  inversores optimistas considera que el mercado europeo será el que más suba en los próximos seis meses, un 22,8% apunta al mercado español, un 19,8% al mercado asiático y un 17,8% a la bolsa estadounidense. Sin embargo, los inversores optimistas apuestan en menor medida por los mercados emergentes (9,1%) y el japonés (1%).

Cada seis meses desde el primer semestre de 2010, el índice aporta también una visión sobre la confianza de los inversores desglosada entre las principales zonas geográficas del país. Los resultados acumulados entre enero y junio de este año reflejan que los inversores han mantenido y asentado la tendencia positiva que mostraron durante 2017. De hecho, por tercer semestre consecutivo, todas las comunidades autónomas encuestadas registran datos positivos de índice de confianza.

Castilla-La Mancha es la comunidad con mayor número de inversores optimistas al registrar 4,3 puntos, seguida por Andalucía (con 3,8 puntos) y Comunidad Valenciana (con 3,1 puntos). En contraposición, y aunque de está en positivo, Castilla y León es la comunidad con el índice de confianza más bajo (1,2 puntos).

 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído