Los índices islámicos se pierden parte del rally bursátil


Los índices islámicos consiguieron batir a los tradicionales en 2008 gracias a su ausencia de exposición al sector financiero. Pero ahora las tornas han cambiado y el hecho de no incluir bancos en cartera les ha hecho perderse parte del rally bursátil.



Así, con datos a cierre del tercer trimestre el índice S&P Global BMI de Standard & Poor’s acumula una rentabilidad del 31,7%, mientras que su versión respetuosa con la Sharia gana un 28,7%. Esta diferencia es más acusada en aquellas regiones donde las entidades financieras han experimentado mayores subidas en lo que va de año. Es el caso de Europa, donde el S&P Europe 350 sube un 31,2% mientras que el S&P Europe 350 Shariah gana un 22,8%.



Por el contrario, en el Golfo Pérsico los índices islámicos continúan batiendo a los tradicionales, gracias a que pueden incluir entidades financieras locales, que sí son respetuosas con la Sharia. El S&P GCC Composite Shariah acumula una rentabilidad del 32,5% frente al 29,4% de subida de su homólogo no islámico. Sin embargo, la diferencia entre ambos índices se ha acortado sensiblemente en el tercer trimestre del año. "Tanto los bancos islámicos como otras instituciones financieras que funcionan según los principios de la Sharia siguen sosteniendo los rendimientos del índice S&P GCC Composite Shariah. Sin embargo, por la limitada exposición a los sectores financieros de fuera de este mercado, los inversores en los índices Shariah están dejando de beneficiarse de los aspectos positivos de la recuperación de la economía global”, explica Alka Banerjee, vicepresidente de Standard & Poor’s Index Services.

Lo más leído