Los hedge funds, evolución en la dirección correcta


Según datos de HFR, la industria de hedge funds acumuló durante el primer semestre del año flujos inversores netos positivos de 23.000 millones de dólares. Cabe destacar que el 93% de las entradas se dirigió a los gestores de mayor patrimonio. Actualmente los fondos de tamaño superior a los 5.000 millones de dólares acumulan ya más del 60% de los activos bajo gestión de la industria. El proceso de concentración parece imparable y los supervivientes de la crisis se consolidan ahora como grandes firmas de inversión, equiparables a las gestoras de activos de referencia a nivel global.

De entre los cambios recientes más relevantes destacamos los siguientes:

La calidad operacional de los fondos hedge: Una de las lecciones clave aprendida por los gestores de hedge funds a raíz de la pasada crisis financiera es que su labor no se limita sólo a ser gestores de carteras, sino que además deben gestionar con éxito la permanencia de su empresa. El período de tiempo necesario hasta el lanzamiento de un fondo nuevo es ahora mucho más largo, especialmente para aquellos gestores menos consolidados en el mercado. Aunque el tamaño de las nuevas carteras pueda ser más pequeño que en el pasado, sus entidades gestoras presentan una calidad operacional claramente superior. En general, los gestores consideran ahora prioritario dotarse de la infraestructura adecuada desde el principio. Esta evolución es previa a posibles exigencias normativas futuras, e independiente de la moda actual que obsesiona a algunos gestores por lanzar vehículos sujetos a formatos armonizados (UCITS).

El inversor objetivo: Otro cambio significativo es el giro hacia el inversor de carácter institucional. Esto eleva claramente el listón de la exigencia en términos de transparencia y la extensión de las mejores prácticas en la industria. Elementos como la valoración independiente de las carteras, la debida segregación funcional (front/middle/back), un entorno operativo robusto o la excelencia en la calidad de los proveedores de servicios se han convertido ahora en "estándares" indispensables para hacer crecer el patrimonio.

En este sentido se está extendiendo la práctica del due diligence “recíproco”. Antes se analizaba e investigaba a los hedge funds, pero ahora ellos también seleccionan al inversor. Observamos que, recientemente vuelven a generalizarse los mínimos de entrada superiores a los 5 millones de dólares, y bastantes fondos se van cerrando a las nuevas entradas. Los hedge funds buscan captar dinero sofisticado para poder focalizar así mejor sus esfuerzos de servicio y transparencia. Se trata de mantener un perfil inversor estable y equilibrado y, de esta forma evitar entradas de dinero caliente como en el pasado. En 2010 la mayoría de las suscripciones provienen de inversores institucionales, especialmente procedentes de los EE.UU. (fondos de pensiones, fundaciones, endowments, etc.). Pensamos que la evolución futura de los flujos inversores seguirá siendo positiva en este segmento. El comportamiento relativo de los hedge funds sigue siendo favorable en comparación a otros activos tradicionales y además encuestas recientes entre instituciones indican que sus inversores todavía se hallan muy por debajo del peso objetivo en esta especialidad. Este sería el caso de Promark Global Advisors, anteriormente conocida como General Motors Asset Management, que ha venido incrementando su inversión en hedge funds para las carteras de pensiones que asesora, hasta alcanzar, según datos recientes de InvestHedge, una cifra superior a los 11 millardos de dólares, entre fondos de fondos e inversión directa. Se trata de una de las mayores instituciones inversoras en el mundo y, sin embargo, declara hallarse todavía lejos de alcanzar su peso objetivo del 15% en hedge funds.

También nos parece interesante que, cada vez más instituciones grandes estén innovando hacia un modelo de “integración” de las inversiones en hedge dentro del contexto global de sus carteras. Este sería el caso del fondo de pensiones de los empleados públicos de San Diego (SDCERA) o las pensiones de Teachers Retirement System of Texas, entre otros. El primero de ellos ha aprobado recientemente cambios en su política de asignación de activos por los que, incluirá su inversión en fondos de Long Short Equity dentro de su allocation a mercados de Renta Variable. También aglutinará sus gestores hedge de crédito y distressed con el resto de su inversión en Renta Fija.

Finalmente, pensamos que un proceso sólido de due diligence y monitorización contínua de los gestores sigue siendo la razón de ser de los fondos de fondos hedge, que se mantendrán como la propuesta de diversificación más óptima, en un entorno cada vez más favorable a la inversión en hedge.

 

Noticias relacionadas