Los grandes inversores españoles son reacios a elevar el riesgo de sus carteras


Los mercados presentan muchas oportunidades, pero la probabilidad de nuevas caídas sigue siendo muy alta, así que es mejor reducir el nivel de riesgo de las carteras. Esta es la visión del mundo que tienen los grandes inversores españoles, según revela un estudio elaborado por Barclays Wealth en colaboración con The Economist Intelligence Unit.El 76% de los grandes inversores españoles encuestados cree que hay buenas oportunidades en el mercado, pero que el riesgo de nuevas pérdidas es elevado. Sólo el 13% está dispuesto a elevar el nivel de riesgo de su cartera en los próximos doce meses y un 45% espera reducirlo. Esta actitud convierte a los españoles en los más cautos de todo el universo analizado.

En el extremo opuesto, el 37% de los grandes inversores de Reino Unido, los más atrevidos de la muestra, están dispuestos a incrementar el peso de los activos de más riesgo en sus carteras.El estudio se centra en otros nueve países además de España: Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Suiza, Hong Kong, Singapur, Mónaco y Emiratos Árabes.

La encuesta se realizó entre marzo y mayo entre 2.100 personas con un patrimonio financiero de entre 500.000 y 30 millones de libras.El informe, titulado “Nuevo horizonte, nuevos hábitos de inversión”, es el noveno de la serie Barclays Wealth Insights. Por activos, los inversores consultados esperan aumentar el peso de las inversiones en el sector inmobiliario y en renta fija pública, mientras que los mayores recortes se dan en renta variable de países desarrollados y en el efectivo.Los grandes inversores españoles son los que están más dispuestos a reducir el peso de sus inversiones en el sector inmobiliario, un 35% de los consultados, frente a la media global del 17,5%. De manera poco sorprendente, los más optimistas con respecto al sector inmobiliario son los inversores de mercados en los que estos activos continúan apreciándose, como Hong Kong y Emiratos Árabes Unidos.La crisis ha cambiado también los criterios que más valoran los inversores al escoger un gestor de fondos. El año pasado se primaba la rentabilidad, las comisiones y la reputación del proveedor. Ahora, los inversores se fían sobre todo en la estabilidad financiera del gestor, en su reputación y en la calidad de la información que suministra a sus clientes.En el caso español, los factores determinantes a la hora de escoger un proveedor son la estabilidad financiera (54%), la reputación (52%) y la calidad y transparencia (44%).