Tags:

"Los grandes fondos de pensiones buscan la rentabilidad de los high yield"


Precaución en Europa y más optimismo en EEUU. Para Wesley Sparks, responsable de renta fija estadounidense de Schroders, la volatilidad tendrá un papel protagonista durante los próximos meses en los mercados de bonos corporativos globales. Esta volatilidad generará oportunidades de inversión, especialmente en los bonos high yield, como ya se vio en septiembre pasado. Unas oportunidades que los grandes fondos de pensiones y las compañías de seguros están intentando aprovechar. “Buscan productos con cupones y alta rentabilidad”, explica.


Dentro de un escenario de crecimiento económico moderado, EEUU continúa ofreciendo mejores oportunidades en los mercados de bonos corporativos. Dentro de que continúe el proceso de desapalancamiento en todos los sectores, “se podrán encontrar grandes diferencias en el éxito que tengan las empresas en esta reducción de la deuda”, explica. En su opinión, las empresas europeas ofrecen menos atractivos, con unas rentabilidades esperadas para sus emisiones, “si se ajustan por volatilidad, que no serán satisfactorias”. Además, cree que las empresas europeas se verán perjudicadas por las necesidades de liquidez de los bancos. Al cortar el crédito, “se ha exprimido la capacidad financiera de las empresas; los préstamos sindicados no son atractivos, volverán a aparecer los impagos y los ángeles caídos…”, reconoce Sparks.


Bonos de alta rentabilidad
En el mundo de los bonos de alta rentabilidad destacan los solidos fundamentales de muchas emisiones, en especial en EEUU. Además, hay algunos factores técnicos que han ido mejorando desde el tercer trimestre de 2011. El primero son “las entradas en los fondos en high yield, que reflejan un mayor apetito por el riesgo”, explica. Según sus análisis históricos, los flujos de fondos han sido una buena señal para comprar high yield. “Cuando se viven varias semanas de salidas de dinero de estos fondos, se anticipa un buen comportamiento del high yield. Esto sucedió entre junio y septiembre de 2011, periodo después del cual se experimentó una revalorización de los bonos de alta rentabilidad”, explica Wesley Sparks. Un buen comportamiento que se ha traducido en el mejor arranque del año para los high yield en los últimos ejercicios. Un segundo elemento es que la oferta de emisiones se ha reducido en la segunda mitad del pasado año, al tiempo que las nuevas emisiones son de más calidad y mejor estructuradas.


Por emisores, si bancos y empresas de transportes ofrecieron las peores rentabilidades en 2011, en estos dos primeros meses de 2012 se dio la vuelta a la tortilla y las emisiones más rentables han venido de la mano de bancos y compañías de seguros. Los high yield se han convertido así en el activo más rentable del inicio del año, con ganancias del 7,3% en los dos primeros meses.


Tras estas subidas, ¿puede haber una corrección? Con un escenario macroeconómico incierto, Wesley Sparks cree que los próximos meses pueden estar marcados por la volatilidad y puede haber alguna corrección, pero “es improbable” que asistamos a un mercado bajista en los bonos de alta rentabilidad. Y el riesgo de impago, ¿puede aumentar desde mínimos? Es verdad que se encuentra en mínimos del 2%, pero considera que no subirá mucho más. “Estará entre el 2% y 3%”, señala. A esto contribuirá el escaso peso que tienen los vencimientos de 2012 y 2013. “Se han refinanciado emisiones en los últimos años y pocas vencen en los dos próximos años, lo que reduce el riesgo de impagos”, explica. Por valoraciones, los high yield presentan atractivos precios respecto a sus históricos.

Empresas

Lo más leído