Los gestores se preparan para un 2015 en el que habrá subida de tipos en EE.UU... ¿o quizás no?


El tema clave de 2015 será la política monetaria en EE.UU. Al menos, así lo creen la mayoría de los gestores de renta fija y así lo indica también el último informe de previsiones de mercado elaborado por BNY Mellon IM, documento que incluye 14 artículos temáticos que analizan las tendencias del año que viene, todos ellos elaborados por sus gestoras especialistas. Aunque BNY Mellon IM cuenta con una estructura multi-boutique, lo que tiene la ventaja de que cada una de ellas puede aportar un punto de vista diferente cuando se trata de análisis y/o perspectivas de futuro, existe una visión común en lo que se refiere a los tipos de interés: todas consideran que no es probable que las tasas suban mucho en 2015.

Por ejemplo, James Lydotes, de TBCAM, filial de BNY Mellon, cree que “los tipos de interés en EE.UU podrían mantenerse bajos durante un largo periodo de tiempo, quizás incluso hasta 2020. No esperamos un aumento de la inflación, que sería la clave para que la Reserva Federal suba los tipos de interés. Tampoco parece haber signos de alza en la inflación de las materias primas o los salarios. Nos mantendremos alerta respecto a todo esto, al igual que a los cambios de dirección del BCE.  Mientras tanto, ciertos sectores/segmentos de la renta variable podrían ofrecer oportunidades. Algunos ejemplos serían la renta variable de alta calidad de EE.UU, recursos naturales a nivel global o infraestructura”, asegura.

April LaRusse, especialista de renta fija de Insight, otra de las filiales de BNY Mellon, cree que posiblemente no habrá más presiones sobre la política monetaria en 2015, ya que considera positivas las perspectivas sobre inflación y señala que, desde una perspectiva corporativa, en el momento en que las subidas de interés comiencen “muchas compañías americanas y, en menor medida, europeas, estarán generando flujos de caja sólidos con lo que serán capaces de tolerar movimientos iniciales. Por ese motivo, esperamos que los movimientos de tipos en 2015 sean pequeños, no lo suficiente para causar dificultades”. LaRusse considera que las ratios de defaults corporativos seguirán siendo bajos por un tiempo.

En su opinión, “la clave para los gestores de renta fija será la flexibilidad y la adaptabilidad, ya que podrían darse muchos cambios a lo largo del año; mucho depende del sentimiento de los inversores y las reacciones a los movimientos de los tipos de interés, o a la falta de ellos”. Aunque ha habido algunos beneficios obvios debidos a la estabilidad actual de las políticas monetarias, Iain Stewart, líder del equipo del BNY Mellon Global Real Return, reconoce que el equipo se mantiene cauto respecto a las expectativas sobre el crecimiento. “Consideramos que, si bien las políticas monetarias se han activado para estimular la economía y se han definido con buenas intenciones, podrían debilitar las economías y hacerlas más vulnerables a los imprevistos”, señala el experto.

Pero las gestores de las boutiques de BNY Mellon no son los únicos que ahora ven posible un retraso en la subida de los tipos de interés en EE.UU. Aunque el consenso de mercado sigue pronosticando que la Fed elevará las tasas a mediados de 2015, algunos gestores de primera fila, como Paul Read, gestor del Invesco Euro Corporate Bond, el Invesco Global Total Return y el Invesco Pan European High Income, consideran que existen argumentos para esperar lo contrario. Uno de ellos, la fuerte caída del precio del petróleo, que -a su juicio- podría retrasar la subida de tipos, que él programa para finales del próximo año. "No es descabellado pensar que Janet Yellen seguirá con su política acomodaticia en un entorno en el que la caída de la cotización del crudo contribuirá a eliminar presiones inflacionistas", asegura.

Sin embargo, no todos piensan igual. Michael Reed es uno de los responsables del Franklin Strategic Income. En su opinión, “la Reserva Federal está haciendo un ejercicio de transparencia muy importante y el mercado no le está haciendo caso. A través de la Federal Funds Rate nos está diciendo que, a finales de 2015, los tipos de interés estarán en torno al 1,25%. Lo que el mercado está poniendo en precio, sin embargo, es que para esa fecha estarán en el 0,5%. Lo que he aprendido durante años es que puedes estar en desacuerdo con lo que diga la Fed, pero en ningún caso luchar contra ella. Nuestra visión sobre la evolución de los tipos es lo que nos diferencia de la competencia”. En lo que sí coinciden tanto el gestor de Invesco como el de Franklin Templeton es en no apostar por una cartera con duraciones negativas.

"La estrategia de estar en duraciones negativas no es la más adecuada. Si se producen ventas masivas y los spreads se ensanchan es genial para la estrategia, pero tienes que estar muy seguro de lo que va a suceder en el mercado porque el precio de estar con duraciones negativas es muy elevado”, asegura Reed. A su juicio, el inversor no debe temer el actual escenario en renta fija. “Las rentabilidades pueden permanecer bajas por mucho tiempo y, además, hay mucha liquidez en el mercado. La Fed puede retirar esa liquidez de manera paulatina sin apenas provocar impacto en el mercado. Los inversores parecen estar muy preocupados por esto, pero lo cierto es que la historia demuestra que, cuando los tipos son bajos es generalmente cuando el interés por los productos de rentas aumenta. Existe una fuerte demanda por el crédito”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído