Los gestores piden más estímulos fiscales y monetarios antes de tomar más riesgo


Una creciente mayoría de inversores globales querría ver sobre la mesa más políticas de estímulo fiscal por parte de los gobiernos mundiales, entre renacidos temores sobre la economía griega, según la última encuesta de gestores de BofA Merrill Lynch, correspondiente al mes de mayo.

En el estudio, en el que participaron 234  gestores con  526.000 millones de dólares bajo gestión, muestra que la proporción de profesionales que considera la actual política fiscal “demasiado restrictiva” ha doblado el 11% de abril, hasta situarse en el 23%. Y es que cada vez son más los que piensan que los estímulos de la actual política monetaria son insuficientes, pues el número de los que creen que es “demasiado estimulante” ha caído desde el 25% hasta el 14%, a la vez que las expectativas de mayores medidas por parte del BCE crecen. Así, el 60% espera que el Banco Central Europeo se comprometa en más relajación monetaria de aquí a finales de este año.

Una expectativa que coincide con las menguantes expectativas de crecimiento económico y debilitamiento de las preocupaciones inflacionistas. Así, sólo el 15% cree que la economía mundial se fortalecerá en 12 meses, desde un 28% que lo pensaba en febrero, mientras los que predicen un aumento inflacionista se sitúan en el 2%, diez puntos menos que en abril. “Los inversores han erradicado las esperanzas de crecimiento e inflación que tenían en los primeros meses del año y esperan que los políticos traigan más estímulos”, comenta Gary Baker, responsable de estrategia de Renta Variable Europea en BofA Merrill Lynch Global Research.

POr todo ello, los gestores están extendiendo el “modo de aversión al riesgo” que empezaron a adptar en abril. El 35% del panel dice que está tomando menos riesgo del normal, frente al 21% que lo hacía hace un mes. En paralelo, los asset allocators han elevado sus posiciones en liquidez y renta fija a la vez que reducen su exposición a bolsa. Así, el 28% sobrepondera la liquidez, desde el 24% del mes anterior, y el 33% infrapondera bonos, un 15% menos que en abril. Los que sobreponderan renta variable son el 16%, desde el 28% del mes anterior. Además, el apetito por las materias primas cayo su nivel más bajo en varios meses: el 2% las infrapondera, frente al 8% de sobreponderación en abril. Y es que la menor demanda de materias primas puede ser un indicador de ese menor crecimiento  e inflación esperados.

Sorpresas negativas

Con respecto a la principal fuente de noticias negativas, cada vez son más los que apuntan a Grecia: así lo creen dos tercios de los entrevistados, frente al 48% de abril. Hace un mes, el potencial de sorpresas negativas parecía estar más concentrado en España, con 6 de cada 10 esperando malas noticias.

Por ello los inversores están reduciendo su exposición al euro: el 32% infraponderan la divisa, frente al 20% que lo hacía en abril y marzo. De hecho, la mitad cree que el euro es la divisa que más se depreciará en los próximos 12 meses, desde el 32% que lo creía el mes pasado.

Noticias relacionadas

Lo más leído