Los gestores españoles son cautos con Portugal pero descartan el contagio


El terremoto en el mercado portugués provocado por la ola de dimisiones en su Gobierno, y las dudas sobre si las condiciones establecidas para su rescate financiero están en peligro, están atrayendo la atención de los gestores de bolsa ibérica. El presidente se reunirá con el primer ministro y los partidos de la oposición para analizar las alternativas y decidir si se convocan o no nuevas elecciones. Y es que a las renuncias de los ministros de Economía y Asuntos Exteriores podrían sumarse las de nuevos miembros del Ejecutivo, según apunta la prensa del país.

En este contexto, los gestores españoles que tienen en sus carteras empresas del país han adoptado una postura de esperar y ver. Aunque son cautos, en general su opinión es que la sangre no llegará al río y tampoco afectará al mercado español. “Nos mostramos cautos ante la situación actual en Portugal a la espera de cómo se vayan desarrollando los acontecimientos", dice Xavier Carulla, gestor del fondo Caja Ingenieros Iberian Equity.

Pero el gestor vislumbra subidas de la bolsa española por los datos macro cuando el ruido luso desaparezca: "En España estamos recibiendo un flujo de noticias positivas a nivel macro, como el dato de PMI o la cifra de desempleo que continúa reduciéndose, con lo que se tendría que traducir en una mejoría en la confianza hacia la bolsa española una vez se hayan disipado estas incertidumbres”.

Una posición con la que coincide Pablo Cano, gestor del Aviva Espabolsa, que recientemente ha incluido por primera vez compañías portuguesas en cartera, y niega que la situación sea extrapolable a España. Cree que el nerviosismo del mercado se debe a la puesta en duda de la ejecución de las reformas que tiene que llevar a cabo el país, pero en Aviva Gestión descartan que esto llegue a suceder. De hecho, al preguntarse si estas noticias sobre los ministros cambian el futuro del país, su respuesta es que por ahora no será así. "Lo que tienen que hacer es sustituir a los ministros que han dimitido y mantener los planes del país, sus reformas y su fecha prevista de volver a emitir deuda, que será en septiembre", dice Cano. Por eso, el gestor ha aprovechado para aumentar sus posiciones en el país: su principal apuesta portuguesa es Galp.

“Este movimiento ha cogido a  casi todo el mundo  por sorpresa pero no creo que sea para darle la trascendencia que le está dando el mercado, aunque cualquier foco de inestabilidad siempre genera incertidumbre”, añade Gonzalo Lardiés, gestor del Banco Madrid Ibérico Acciones. Considera que, por la situación en que se encuentra Portugal, el proceso no degenerará en algo más grave, aunque dice que habrá que estar atentos a las noticias que se produzcan en los próximos días. Porque todo dependerá de si detrás de esto se encuentra una fuerte presión social a las políticas que se están tomando o simplemente es una crisis de gobierno como sucede en ocasiones en muchos países. “La coaliciones de gobierno son siempre susceptibles a que sucedan acontecimientos de este tipo”, explica.

Los dos escenarios posibles

Desde Mutuactivos vislumbran dos escenarios diferentes. "Si los partidos de la coalición logran llegar un acuerdo y continúan demostrando su compromiso con Europa, el mercado volverá a la normalidad. Si por el contrario se adelantan las elecciones, el país volverá a sufrir por la desconfianza de los mercados para volver dentro de unos meses a la situación actual pero con otros gobernantes. Está en manos de los políticos llegar a un acuerdo por el bien del país, ya que la situación de austeridad no cambiará demasiado con un gobierno u otro", comenta Ricardo Cañete, director de renta variable de Mutuactivos.

El experto cree que hay un antes y un después de lo sucedido y que tendrá que volver a ganar la confianza de los inversores. "Portugal se veía como un país que estaba siguiendo todas las peticiones de la Troika y aceptaba un ajuste muy duro a cambio de una ayuda que les permitiese sobrevivir hasta que las dinámicas de crecimiento posibilitasen volver a generar ingresos para repagar su deuda. Los hechos acaecidos son vistos por el mercado como una grieta en la determinación del Gobierno para mantener la austeridad a pesar de la presión social y del sufrimiento de ésta", explica. El gestor cree que esta grieta puede hacer que el país pierda la confianza que se ha ganado con sus reformas y esfuerzo. "Está en manos de los políticos demostrar su visión a largo plazo y volver a generar la unidad de gobierno para sacar al país de la situación actual", apostilla.

Caídas en los mercados

Aunque los gestores matizan su relevancia, la incertidumbre política que se ha instaurado  en Portugal está arrastrando a los otros países periféricos, con repuntes de las TIR de los bonos a 10 años y de las primas riesgo. La prima de riesgo española cerró el martes en los 292 puntos básicos pero ayer se situó en 312, con la rentabilidad del bono a diez años en el 4,78%. Por su parte, el Ibex cayó el 1,6% y cerró en 7.763,80 puntos.

Volatilidad en las últimas semanas

Además de la incertidumbre a nivel político que se ha generado en Portugal y ante la posibilidad que se den elecciones anticipadas, en las últimas semanas los mercados han sufrido volatilidad debido a otros factores, como las dudas que ha generado la FED al anunciar una posible salida a su política monetaria actual, el riesgo de no alcanzar un acuerdo entre Grecia y la Eurozona (en referencia a la tercera revisión del programa de asistencia financiera, ya que la Troika no autorizaría los siguientes tramos de ayuda adicionales) o el tensionamiento del precio del petróleo ante la crisis política que vive Egipto, según Carulla.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído