Los gestores de pensiones valoran positivamente el acceso al MAB, pero todavía no invierten


El universo de inversión de los fondos de pensiones se abrió en febrero, cuando la ley les permitió por primera vez invertir en valores que cotizan en el mercado alternativo bursátil (MAB) o en otro sistema multilateral de negociación. Es decir, pueden invertir en sicav, empresas de capital riesgo y firmas en expansión que coticen en ese segmento. La medida, una de las aprobadas por el Gobierno para impulsar la financiación empresarial, es valorada positivamente por los gestores de fondos de pensiones, pero ninguno de los consultados por Funds People reconoce haber invertido aún. Los motivos fundamentales: la falta de liquidez y lo reciente del asunto.

"Es una oportunidad, un nicho interesante para los fondos de pensiones y su rentabilidad, pero aún no hemos invertido. Es demasiado reciente y lo tenemos que estudiar", dice José Caturla, consejero delegado de Aviva Gestión y director corporativo de Inversiones de Aviva en España. El experto cree que hay que estudiar primero las reglas del juego y también las compañías, que requerirán una mayor capacidad de análisis. "No todos la tienen y, en ese sentido, los grandes tendrán una ventaja competitiva para aprovechar las oportunidades del MAB".

A esa necesidad de análisis previa se une el problema de liquidez. “No creo conveniente invertir en valores en los que es difícil colocar cantidades importantes de capital, pero más difícil aún sacarlas”, explica Óscar Moreno, gestor de pensiones de Renta 4. Esa carencia también es el obstáculo principal de otra gestora de pensiones, debido al tamaño de sus fondos. "No hemos invertido y tampoco lo haremos a muy corto plazo. Las empresas son, a día de hoy, muy pequeñas y no encajan en fondos de tamaño importante", explican, aunque sin descartar que en el futuro algún vehículo de menor tamaño lo haga. "De momento, esperaremos a que gane volumen".

En general, los profesionales valoran positivamente el acceso al MAB pero recomiendan dar tiempo hasta conocerlo mejor o hasta que aumente su volumen, o prefieren esperar a futuras oportunidades que consideran más interesantes, como las Socimi –que cotizarán en el mercado–. Otros piden incentivos para dar el paso.

“Si se premiara fiscalmente o de otra forma la entrada de fondos de pensiones –ya se incentiva la inversión de personas físicas en algunas comunidades–, sí que podríamos plantearnos entrar en nombres con buenas ideas de negocio y liquidez aceptable”, dice Moreno. Caturla no lo ve necesario porque cree que lo más importante es la relación rentabilidad-riesgo.

Los fondos, muy poco invertidos

Si los fondos de pensiones no se animan aún a entrar en el MAB, los fondos de inversión, que ya tenían la posibilidad de invertir, están muy poco expuestos. Los profesionales coinciden en que sus carteras tienen posiciones residuales en firmas cotizadas allí, en algunos casos con vistas al largo plazo. En Renta 4, explican que sus posiciones son muy poco significativas, ante la falta de liquidez y los problemas que eso puede generar en un contexto de reembolsos, como lo era hace unos meses. A favor estarían las buenas ideas de inversión que cotizan en el MAB, aunque no hay consenso en este punto entre los gestores de fondos.

Así, no se ponen de acuerdo sobre el atractivo de los valores. Algunos como Moreno creen que hay ideas buenas, pero otros dicen que están demasiado ligadas a la economía española y critican el motivo de la salida a bolsa. “Salvo alguna excepción como Gowex, muchas colocaciones han estado guiadas más por los problemas financieros de las compañías –pasando así los problemas al inversor– que por el deseo de financiar el crecimiento del negocio. Algunas han caído en concurso de acreedores y han visto hundida su cotización”, dice un gestor de bolsa española, que mira algunas historias de ampliaciones de capital pero es muy cauto con las salidas a bolsa. “El MAB no es una historia de éxito”, resume.

En lo que hay acuerdo es en los problemas de liquidez. La dificultad para tener posiciones activas en un valor echa mucho para atrás”, comentan. Por eso, los brokers aseguran que el permiso dado a los fondos de pensiones aún no se ha notado en el MAB, que todavía tiene muy poco volumen y número de operaciones bajo, y en el que participan sobre todo clientes cualificados como family offices o sicav. "La nueva posibilidad de que inviertan los fondos de pensiones aún no se ha notado", dice Adrián Jiménez, trader de Inversis Banco, lo que confirma la negativa de las gestoras de pensiones. "Es una buena alternativa para ciertas empresas pero aún está despegando", dice.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído