Los gestores confían en que se cubra la subasta de deuda pero advierten sobre los tipos


El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró recientemente que en los costes de la deuda actuales cierran los mercados financieros para España: "La prima de riesgo dice que España no tiene la puerta del mercado abierta", comentó. El país pondrá a prueba al mercado el jueves, cuando colocará hasta 2.000 millones de euros en bonos a medio y largo plazo (dos años y medio, cuatro años y medio y nueve años y medio). Pero los gestores españoles no están de acuerdo: creen que la colocación debería superarse con relativa facilidaden la subasta, aunque reconocen que los tipos a los que saldrán son insostenibles de cara al medio y largo plazo.

Desde BMN Gestión, Janie Vega, gestora de fondos de renta fija, cree que los objetivos de colocación -entre 1.000 y 2.000 millones de euros en tres referencias de bonos- son inferiores a los que se han propuesto en subastas anteriores, por lo cual espera que se coloque todo el importe con “una aceptable demanda”. Eso sí, otra cosa es la rentabilidad que deberá pagar el Gobierno: “Los diferenciales de la deuda española respecto a la alemana están en máximos históricos (o muy cerca), con el 10 años por encima del 510 puntos básicos y no es secreto para nadie que éste es un momento crítico”, afirma. Eso sí, cree, los diferenciales y la demanda podrían mejorar si hay próximas decisiones políticas en forma de algún apoyo o solución extraordinaria, aunque el Banco Central Europeo decidió el miércoles dejar los tipos intactos en el 1%. “Hay muchos riesgos abiertos y el mensaje político es determinante porque venimos de niveles muy elevados”, comenta la experta.

También considera clave el mensaje político Javier Ferrer, director de la mesa de deuda pública de Ahorro Corporación. “Es importante que los políticos sean claros y concisos y aclaren los acuerdos sobre las ayudas al sector bancario europeo”, explica, indicando que en junio, una vez se despeje también la incertidumbre que generan las elecciones griegas, se aclararán algunos asuntos que podrían relajar la prima de riesgo española. “Los 500 puntos básicos son un nivel relevante, pero los niveles de intervención de Grecia, Irlanda o Portugal no se basan en la prima, sino en los tipos de los bonos, por encima del 7%, con lo que aún queda recorrido”, explica.

Con respecto a los tipos de la subasta del jueves, la referencia del mercado secundario (con datos a mediodía del miércoles) giran en torno al 4,65% para el bono a dos años y medio, el 5,6% para el de cuatro años y medio y del 6,35% para el de 10 años, lo que elevaría el nivel medio de la deuda emitida en todo el año al 4,1% aproximadamente según sus cálculos; un nivel aceptable pero insostenible a medio y largo plazo.

Con respecto a la demanda, Ferrer cree que debería cubrirse con facilidad, gracias a la actividad de los creadores de mercado y algún organismo oficial, como la Seguridad Social. “Antes de la colocación, el Tesoro ha valorado los plazos más atractivos para emitir deuda, teniendo en cuenta las necesidades del propio mercado y su demanda, y el volumen emitido”, afirma. La única duda está en el bono a 10 años, pero Ferrer dice que el Gobierno ha sacado emisiones para dejar claro su compromiso de futuro, en vez de limitarse a emitir deuda de corto plazo, ahora la más demandada.

Interés en tramos cortos

Así, Erika Vidal, gestora de renta fija de Mutuactivos, tampoco cree que haya problemas de colocación, ya que el Estado continúa con la misma estrategia que en las subastas anteriores: emitir cantidades pequeñas enfocado sobre todo en las referencias mas cortas de la curva, debido a los altos niveles de rentabilidad actuales y a las condiciones de mercado, además de no tener presión por colocar más importe debido a que tiene emitido el 50% de su plan para 2012. “Estos niveles de financiación son altos en comparación de los niveles previos a Semana Santa, pero creemos que España todavía se puede financiar y que la demanda interna encuentra interesante sobre todo los tramos cortos y en menor medida en los tramos largos”, explica.

Pero los tipos, tomando como referencia los del mercado secundario, no son sostenibles a largo plazo. “Son sostenibles en el corto plazo pero creemos que en el medio largo plazo no lo son, esperamos que la UE tome decisiones que ayuden a España a reducir sus tipos de financiación”, apostilla.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído