Los gestores buscan oportunidades en pequeñas y medianas empresas españolas


Aunque con distintas filosofías, Juan Grau, presidente de EDM Gestión (en la foto, el primero por la derecha), Xavier Torres, responsable de Renta Variable de Mora Banc (segundo por la izquierda), y Joaquim Abril, gestor de renta variable de BMN Gestión de Activos (primero por la izquierda), ofrecen valor en sus fondos al invertir en compañías de mediana y pequeña capitalización que en ocasiones están fuera de los índices más importantes. Pero su visión sobre oportunidades en las pymes españolas varía: Torres considera que hay mucho valor en los mercados periféricos, Grau se muestra cauto en la búsqueda de nuevas inversiones y Abril defiende que las mayores oportunidades en este segmento están fuera, en Europa y Asia.

El más optimista es Torres, convencido de que “hay mucho valor en pequeñas y medianas empresas de países de la Europa periférica y es un buen momento para invertir”, explicó en el marco del 9º Foro MedCap organizado por BME, en el que participan 72 cotizadas y más de 300 inversores. El gestor señala su apuesta por nombres cíclicos como Telecinco o Jazztel, o por el sector bancario, tras haber invertido en el asegurador. “El sector financiero ya ha tocado fondo. Es nuestra gran apuesta y hay que ser valiente y empezar a entrar en firmas como Popular o Espírito Santo”, aunque reconoce los problemas derivados del entorno regulatorio. Su proceso está basado en un análisis macro que desemboca en una selección sectorial y de compañías.

La perspectiva de Grau, “centrado en las compañías y no en las economías”, es más cauta pues “la economía española está pasando uno de los peores momentos de su historia”, pero reconoce que es en momentos así donde se encuentran las oportunidades. “Las empresas españolas están haciendo grandes esfuerzos de internacionalización, con importantes cifras de exposición a la economía exterior”. De ahí su apuesta por firmas como Griffols o Gamesa, en la que entraron hace tiempo y que desde enero ha doblado su valor. Sin embargo, el momento de mercado no es fácil pues ya se han premiado estos logros. “Es difícil encontrar oportunidades en España debido a que la mayoría de empresas de calidad ya se han recuperado”, dice.

En la gestora están inmersos en la búsqueda de nombres que satisfagan las características que buscan en una inversión (negocios que puedan entender –lo que les hizo estar fuera de los bancos hace cuatro años–, una buena gestión capaz de dar mensajes claros y verdaderos y una atractiva cotización). “Buscamos ahora la estrella de 2014”, dice Grau.

La visión de Abril sobre las oportunidades en España es aún menos entusiasta debido precisamente a la carestía de las empresas domésticas sólidas. “El gestor está en un punto de inflexión en el que puede empezar a apostar por compañías sólidas ligadas a la economía doméstica o rebajar la exposición porque las considera bien valoradas”, dice, por lo que concluye que es difícil encontrar buenas ideas de calidad y atractiva valoración. “Hay pocas ideas en España, la mayoría están fuera”, dice, sobre todo en Europa y en la región de Asia-Pacífico. Abril prefiere empezar a comprar solo cuando la tendencia alcista esté confirmada y, para cubrirse de ese riesgo de subida y de su poca participación en el mercado español, utiliza opciones.

Su análisis caracterizado por la búsqueda de empresas de calidad, elevado crecimiento y cotización con descuento (“los Inditex a nivel global”), logra reducir un universo de 4.000 empresas a 244, la mayoría en Asia (98) y el Viejo Continente (83), por delante de EE. UU. y Canadá (53) y Latinoamérica (10). Un análisis que da como resultado un sesgo en el fondo hacia valores de mediana y pequeña capitalización (6% en microcaps, 29% en pequeñas firmas y 27% en medianas). Su análisis llama la atención por la ausencia del precio objetivo: “No creo en él porque es subjetivo: depende del entorno y si cambia cualquier variable, el precio también lo hace”. El gestor cree en el PER siempre que se ajuste al crecimiento de la empresa.

Mayor potencial y capacidad de diferenciación

Como ventajas de invertir en compañías de mediana y pequeña capitalización, los gestores señalan que la calidad y el crecimiento puede encontrarse en cualquier segmento de tamaño, que la volatilidad suele ser mayor en estas compañías pero también su potencial de remuneración o la baja cobertura frente a otras compañías más presentes en los índices, lo que ofrece una oportunidad a las gestoras de diferenciarse a través del análisis propio.

Pescanova: un caso puntual

Para los gestores de BMN y Mora Banc, a los que el escándalo pilló ligeramente invertidos en Pescanova (el 1% en el primer caso y cerca del 3% en el segundo), es un caso de fraude y aportación de datos falsos ante los que no tienen defensa posible. Pero dicen que es un caso puntual que no tiene por qué repetirse en otras empresas. En su intervención inaugural, Antonio J. Zoido, presidente de BME, afirmó que “las pymes siempre serán percibidas como una inversión más arriesgada” y por eso hizo hincapié en sus dificultades de financiación, razón por la que habría que “procurar una reestructuración del tamaño”.

Zoido apuesta por mercados alternativos regulados (como el MAB o el MARF, ya aprobado pero aún no en funcionamiento) o la creación de fondos o vehículos especializados para mejorar su financiación. Por su parte, Íñigo Fernández de Mesa, secretario general del Tesoro y Política Financiera del Ministerio de Economía y Competitividad, apostó por tres canales: el bancario, el de los mercados alternativos y el de capital riesgo, sobre todo ahora que la ley se dispone a crear la figura del capital riesgo para pymes, para las entidades que inviertan más del 30% en el sector y a las que se permitirá flexibilidad en los instrumentos a utilizar (no solo de capital sino también instrumentos de préstamo).

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído