Los fondos Premium de Bankinter, ocho ideas diferenciadoras de gestoras internacionales


Adicionalmente a sus carteras, revisadas recientemente, el departamento de Análisis Bankinter cuenta con un informe denominado Fondos Premium que tiene como objetivo recomendar al cliente “estrategias diferenciadoras que pueden complementar una cartera ya existente”. Teniendo en cuenta siempre, señalan, que estas ideas encajan con el perfil del inversor.

En su última selección, el equipo de análisis de la firma destaca ocho fondos de inversión con perfiles muy distintos. Desde un mixto dinámico como es el Morgan Stanley Diversified Alpha Plus, pasando por el enfoque de retorno absoluto del JPM Systematic Alpha, hasta seis  propuestas de renta variable: EdR Europe Synergy, Old Mutual European Best Ideas, CPR Silver Age, GS North American Shale Revolution & Energy, Fidelity FAST Europe Fund y DWS (Invest) Top Dividende.

De este últim fondo de DeAWM, recalcan su particularidad básica de pagar un dividendo único. Una buena alternativa, indican, “para diversificar depósitos, bonos corporativos o pagarés, siempre asumiendo que el riesgo de inversión es superior, aunque a cambio el partícipe puede verse beneficiado de las fases de recuperación de las bolsas”. Consideran que es adecuada para este momento de mercado ya que “el objetivo del fondo este año es poner un mayor énfasis en compañías con alto crecimiento en la rentabilidad por dividendo, no aquellas que ya ofrecen un yield superior”. Además, según observan, les parece que este vehículo esta bien posicionado, atendiendo a la distribución de su cartera y sus los últimos cambios realizados (venta de algunas posiciones en telecos europeas), sin que exista un riesgo elevado de recorte de dividendo ni caídas significativas en las cotizaciones de las compañías en cartera.

Para aprovechar oportunidades en el mercado de renta variable…

En cuanto a sus estrategias fuera de consenso en renta variable, piensan que el modelo de gestión 130/30 (130% posiciones largas y 30% posiciones cortas) del Fidelity FAST Europe Fund, de Fidelity, con un alfa superior, una beta baja y un tracking error de sólo el 6%; es interesante ahora para aprovechar la recuperación de las bolsas. “La posibilidad de adoptar posiciones cortas y largas ofrece oportunidades en un entorno de mercado en el que la evolución de los diferentes sectores es dispar”, apuntan, junto a que “está pudiendo tomar posiciones en compañías de calidad sin tener que pagar precios altos”.

También les gusta el CPR Silver Age, un fondo de una boutique dentro de Amundi que tiene como objetivo invertir en compañías que se vean beneficiadas por el envejecimiento de la población, “proceso que tiende a agudizarse”, explican. Los analistas de Bankinter piensan que se trata de un producto que ofrece un binomio rentabilidad/riesgo atractivo y valoran positivamente que sobrepondere sectores que previsiblemente tendrán una evolución favorable a lo largo de este año, como el sector financiero, consumo cíclico o salud.

Por otra parte, seleccionan en el contexto actual al EdR Europe Synergy al ser un vehículo que “podría aprovecharse de una reactivación en las operaciones de M&A, que durante el primer trimestre del año aumentaron un 45% en EE.UU. con respecto al mismo período del año anterior”. La filosofía que sigue fondo, detallan, consiste en invertir en dos tipos de situaciones: compra en la parte alcista del ciclo compañías que estiman que van a ser objeto de operaciones de M&A, y en la parte bajista en compañías que son objeto de fuerte reestructuración.

“Los gestores del fondo deberían saber aprovechar la recuperación del mercado de renta variable europeo” es el argumento de Bankinter para escoger entre sus apuestas diferenciadoras al Old Mutual European Best Ideas. Un producto gestionado por un conjunto de 10 gestores "estrella" de renta variable europea que recoge las 10 "mejores ideas" de cada gestor. Creen que se trata de una propuesta distinta ya que “ofrece concentración (invirtiendo sólo en las mayores convicciones) a la vez que diversificación (diferentes estilos, diferentes fuentes de alfa) y evita el sesgo hacia un estilo concreto”.

Mixtos y retorno absoluto

Además de la renta variable, tanto mixtos como retorno absoluto tienen hueco en esta selección de ideas premium. En el apartado de mixtos, el escogido es el MS Diversified Alpha Plus, al ser un producto centrado en trasladar las ideas macro más relevantes a nivel global en estrategias de inversión con un objetivo de rentabilidad concreto (Euribor + 5 p.p.). Tal y como Bankinter lo define, “un fondo global de tendencias macro con una gestión táctica de las posiciones”. Piensan que es una buena opción de inversión ya que no es un fondo de retorno absoluto tradicional sino que es más dinámico, con un equipo de gestión que tiene experiencia en el mundo de los hedge fund.

Aunque sea un vehículo que tome algo más de riesgo, algo que aprecian que debería funcionar en el contexto actual, aclaran que si se produjera una recaída en los mercados, el fondo trataría de preservar capital. Asimismo, subrayan como la estrategia de inversión seguida por el producto encaja con la estrategia de inversión de Bankinter: recuperación de la Eurozona, EE.UU. todavía en ciclo expansivo, incertidumbre en Japón acerca de la puesta en marcha de reformas estructurales y riesgo de un ajuste en China por el exceso de crédito e inversión en su economía.

Alternativa para el agotamiento de la renta fija y los fondos monetarios

Finalmente, “con la rentabilidad de los fondos monetarios así como de la renta fija algo agotada”, Bankinter sostiene que hay que buscar alternativas. Ellos la encuentran en el JPM Systematic Alpha, de JPMorgan AM, del que creen que, a pesar de que sea más sofisticada -inversión en derivados-, presenta un perfil de riesgo limitado. 

En concreto, describen, es un vehículo que sigue estrategias long/short ponderadas por riesgo a largo plazo en acciones, macro (vía renta fija, divisas y materias primas) y de arbitraje tanto en empresas sujetas a operaciones de M&A como de bonos convertibles. Todo ello, con un objetivo de volatilidad del 5%, motivos por los que “el fondo debe ser capaz de conseguir una rentabilidad positiva, superior a la del mercado monetario”, concretan.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído