Los fondos monetarios y de renta fija a corto pierden un tercio de sus activos en 2010


El año está siendo nefasto para los productos de bajo riesgo español. A pesar de la volatilidad de los mercados, la escasa rentabilidad que ofrecen los productos monetarios y de renta fija a corto plazo no convence a los inversores, que desde enero han retirado sus ahorros de estos productos. Así, en los siete primeros meses del año. de los fondos monetarios han salido 4.500 millones de euros, una cifra que supone el 32,7% de los activos bajo gestión de finales de 2009, es decir, casi un tercio de los mismos. Los 14.700 millones de merma patrimonial de los productos de deuda a corto plazo suponen el 27,7% de la cifra gestionada al cierre del año pasado, más de un cuarto de los activos, según datos de Ahorro Corporación.

En este contexto, la voz cantante la han llevado los inversores y el efecto mercado apenas ha tenido consecuencias pues, en términos brutos, la reducción se amplía levemente en el primer caso hasta el 32,8% y se reduce ligeramente al 27,6% en el segundo.

Junto a los fondos inmobiliarios (que ven mermado sus activos en un 2,4%, con 200 millones de euros menos en lo que va de año), son las únicas categorías que sufren caídas patrimoniales en 2010 y que sin embargo lastran la evolución de la industria, debido a su fuerte peso en ella. Así, el conjunto ve reducido sus activos en un 9,3% desde enero a julio, restando 15.900 millones que dejan el patrimonio total el 154.300 millones de euros.

De hecho, los garantizados ganan en el año 2.300 millones de euros, el 4,9% más que lo registrado a finales de 2009, los FIL registran una subida patrimonial del 13,7%, los mixtos de renta variable del 3,5%, los de renta fija duración del 2,9%, los mixtos de renta fija del 2,1% y los de renta variable del 0,4%, según datos de Ahorro Corporación.

Lo más leído