Los fondos merman su participación en la inversión en pagarés


Las instituciones de inversión colectiva españolas y los fondos de pensiones vieron disminuir el año pasado su participación en el mercado de pagarés, según el último informe publicado por BME sobre el mercado de renta fija en 2010.

En concreto, perdieron 17 puntos porcentuales hasta suponer el 17,3% del mercado de pagarés, el tipo de activo financiero dentro de la renta fija donde, con todo, su participación es mayor. Así, la participación de IIC en bonos, cédulas y obligaciones, bonos de titulización y participaciones preferentes es aún residual, teniendo en cuenta los datos de Iberclear.

Según el informe, el activo de los pagarés es el que más ha cambiado su composición en 2010 en términos de inversores, pues también perdió peso la inversión de las empresas, que pasaron de tener cerca del 44% del mismo al 38% actual. Según los datos de Iberclear, la inversión es dominada ahora por las entidades, que acumulan cerca del 36% de los pagarés en su cartera propia. Y es que en total esas entidades acumulan aproximadamente el 43% del saldo en circulación admitido a cotización en AIAF Mercado de Renta Fija, habiendo mantenido estable su peso relativo en dicho total. Según aclara BME, dentro de esta rúbrica de cartera propia se incluyen las emisiones destinadas a conseguir financiación del Banco Central Europeo y para servir de colateral en las operaciones repo.

El segundo mercado en el que los fondos de inversión están más presentes es en el de bonos, cédulas y obligaciones, si bien es un terreno dominado también por las entidades, que acumulan en cuenta propia casi la mitad de la inversión, así como los inversores no residentes, con el 35,5%. Una distribución similar a la de los bonos de titulización, cuya inversión está dominada por estos últimos, que cuentan con casi el 44% del mercado, mientras las entidades tienen en cartera el 39%.

Según el informe de BME, los inversores no residentes acumulan cerca de los dos tercios del saldo en circulación colocado a terceros, con un importe ligeramente superior a los 300.000 millones de euros, invertido principalmente en bonos de titulización, y bonos, cédulas y obligaciones. Dice el informe que la distribución de la inversión de los no residentes ha experimentado cambios durante este ejercicio, con relación a años anteriores. El más llamativo ha sido el fuerte incremento del volumen invertido en deuda pública, que se situaba a 31 de diciembre en los 285.645 millones de euros. Por su parte, la inversión en bonos de titulización ha frenado la caída iniciada hace tres años, para aumentar un 11%, mientras que la inversión en bonos, cédulas y obligaciones privadas ha disminuido un 4,4%, respecto a 2009.

Mientras los no residentes se centran en bonos, cédulas y obligaciones y bonos de titulización, los inversores particulares se concentran en las participaciones preferentes con una inversión que ronda los 25.000 millones de euros, debido a la colocación en el momento de la emisión de estos activos a través de la red de sucursales de las entidades financieras. Controlan el 80,8% de la inversión en dicho mercado, en el que la posición de los fondos de inversión es muy limitada.

Lo más leído