Los fondos europeos de renta variable logran captaciones por primera vez desde marzo


Los fondos regulados europeos cerraron el mes de septiembre con salidas netas de 10.000 millones de euros, frente a las entradas de 24.000 millones en el mes anterior, según los datos de la asociación europea de la industria de la gestión, Efama. Pero, más que un giro de 180 grados en el comportamiento de los inversores en septiembre, la cifra se explica principalmente por las fuertes salidas en los fondos monetarios, que pasaron de captar 11.000 millones en agosto a reembolsar 23.000 millones, en medio de un escenario de mayor tolerancia al riesgo.

Sobre todo, tras el cambio de actitud del BCE y el llamado efecto Draghi, que llevó también a un renovado apetito por los fondos de renta variable, en los que entraron 3.000 millones, haciendo de septiembre el primer mes con flujos positivos en el activo desde marzo, y frente a los 10.000 millones que salieron en agosto. “La decisión del BCE con respecto a la puesta en marcha del OMT (Outright Monetary Transactions) y la aprobación del mecanismo europeo de estabilidad por la justicia alemana llevó a los inversores a fondos de bolsa, que apoyaron las entradas en fondos de largo plazo”, comenta Bernard Delbecque, director de Economía y Análisis en Efama.

Ese mayor apetito por el riesgo hizo que las entradas en los fondos de renta fija se redujeran a la mitad, hasta 9.000 millones, y que las de los fondos mixtos bajaran a un tercio, hasta 2.000 millones desde los 6.000 de agosto. Pero contribuyó positivamente al balance de los UCITS de largo plazo, que captaron 13.000 millones en conjunto.

Reembolsos en monetarios

Las salidas en los fondos monetarios no sólo se debieron a este mayor apetito por el riesgo sino también al efecto estacional que supone el cierre del trimestre. Los expertos afirman que estos productos tienen una gran rotación y que son utilizados no sólo como una clase refugio sino también por parte de los inversores institucionales para sus operaciones de tesorería, aunque a menudo por cortos periodos de tiempo y de forma cíclica, según explicaba a Funds People Ed Moisson, responsable de Análisis de Reino Unido y transfronterizo de Lipper Thomson Reuters.

Otra de las causas es la dificultad que tienen estos fondos para ofrecer rentabilidades atractivas, después de que la bajada de tipos el 1 de julio por parte del BCE complicara el logro de retornos. Así, en agosto y septiembre los fondos monetarios de la UE ofrecían retornos de entre el 0,02% y el 0,25% dependiendo de la divisa, según datos de Lipper Thomson Reuters.

Por su parte, los flujos hacia los fondos no regulados siguieron en terreno positivo, aunque también se redujeron ligeramente, desde 5.000 a 4.000 millones, debido a que los fondos especiales, reservados al inversor institucional, pasaron de captar 4.000 a 3.000 millones.

Por patrimonio, tanto los fondos UCITS como los no regulados siguen aumentando activos: los primeros, en un 0,4%, hasta 6,2 billones, y los segundos en un 0,5%, hasta 2,48 billones.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente