Los fondos europeos captan 6.000 millones en julio por el tirón de la deuda


Los fondos de inversión europeos recuperaron en el mes de julio los flujos positivos: en total, 6.000 millones de euros netos entraron en estos productos, frente a las salidas de 33.000 millones del mes anterior. Los grandes triunfadores del mes fueron los fondos de renta fija, que pasaron de registrar salidas de 5.000 millones en junio a ver entradas de 23.000 millones en julio, lo que llevó a los fondos regulados de largo plazo (todos, excepto los monetarios) a registrar entradas de 25.000 millones, frente a las salidas de 9.000 de un mes antes, según datos de Efama.

La búsqueda de rentabilidad en un entorno de bajos tipos, pero con la mayor seguridad posible, mantiene vivo el apetito por los fondos de deuda, más aún después de las medidas que tomará el Banco Central Europeo para salvar el euro. Según, Bernard Delbecque, director de Análisis Económico en Efama, ese apetito podría dar continuidad al rebote de suscripciones visto en julio.

“Los inversores añadirán nuevo capital a los fondos de largo plazo regulados en el tercer trimestre del año, siguiendo el rebote de julio y el acuerdo alcanzado por el BCE para comprar renta fija y asegurar el futuro del euro”, dice el experto. Para él, los resultados de la industria a finales de año dependerán de la capacidad de las autoridades nacionales para impulsar sus reformas de ajuste, “un modo que asentaría el escenario para unas condiciones económicas más favorables en Europa y consolidaría la confianza de los inversores”.

En este contexto de fuerte demanda en los fondos de deuda, también los fondos mixtos mejoraron sus cifras: captaron 3.000 millones, lo mismo que salió en junio. Un cambio de signo que no se produjo sin embargo en los productos de renta variable: los inversores, que en junio retiraron 9.000 millones, bajaron eso sí el ritmo de salidas y reembolsaron 2.000.

En este contexto, los fondos monetarios tampoco mejoraron su atractivo y no pudieron cambiar el signo negativo de los flujos. De ellos salieron 18.000 millones, algo por debajo de los 24.000 de julio. La bajada de la remuneración de los depósitos a cero por parte del BCE el pasado 5 de julio, que hará que los fondos con estos activos en cartera vean mermada su rentabilidad, podría ser una de las causas que impidieron que siguiera el goteo de salidas durante el mes.

En total, los fondos UCITS vieron incrementar sus activos en un 3,1% durante el mes de julio, hasta alcanzar los 6,18 billones.

Por su parte, los fondos no regulados captaron en julio 42.000 millones, casi cuatro veces más que los 11.000 de junio. Un incremento atribuible al éxito de los fondos especiales, reservados a inversores institucionales, que atrajeron 39.000 millones. El patrimonio de estos fondos aumentó en el mes un 2,4%, hasta situarse muy cerca de los 2,45 billones.

Balance primera mitad del año
Efama también publicó las cifras relativas al segundo trimestre del año, con entradas en los fondos UCITS de 7.000 millones, por debajo de los 91.000 del primer trimestre. Ello, debido la reducción de captaciones en los fondos de largo plazo, que pasaron de 70.000 a 8.000 millones, con los fondos mixtos y de bolsa con flujos negativos (de 7.000 y 28.000 millones, respectivamente) y los de renta fija con entradas de 42.000 millones, ante la continua búsqueda de rentabilidad en un escenario de bajos tipos. Durante el segundo trimestre, los fondos monetarios, que habían captado 22.000 millones de enero a marzo, iniciaron su senda de reembolsos, con 1.000 millones de salidas. En total en el primer semestre del año, los UCITS captaron 98.000 millones, frente a salidas de 133.000 en la segunda mitad de 2011, gracias sobre todo al rebote en las ventas de los fondos de largo plazo en el primer trimestre de este año.

“La evolución del mercado de fondos regulados en lo que va de año confirma el importante papel que juegan las expectativas de los inversores sobre el crecimiento económico a la hora de determinar su demanda por fondos de largo plazo”, comenta Delbecque. Así, tras una segunda mitad de 2011 dominada por el empeoramiento de la crisis de deuda soberana en Europa, las entradas en los fondos se dispararon a principios de 2012, siguiendo al lanzamiento de la operación LTRO por parte del BCE, y siguieron positivas en el segundo trimestre a pesar del nuevo recrudecimiento de los problemas. En el tercer trimestre, las nuevas medidas del BCE podrían impulsar de nuevo el apetito.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente