Los fondos españoles están estandarizados y no apuestan por el riesgo


España se aleja del perfil europeo y global en cuanto a la distribución por tipología de los fondos. Esta es una de las conclusiones a las que llega el reciente estudio presentado por Accenture y RBC Dexia Investor Services sobre la industria de gestión de activos española.

La presente crisis financiera es uno de los argumentos que, como explica el informe, contribuye a que el perfil de riesgo del inversor español siga siendo muy moderado y por tanto, le haya llevado únicamente a desinvertir de los fondos monetarios para posicionarse en garantizados o depósitos.

A diferencia de las entidades nacionales, las extranjeras con gestora de fondos domiciliada en España se han percatado de la vía de crecimiento local que supone la renta variable. De la misma manera, los países europeos han aumentado recientemente la proporción de acciones en sus activos.

Hay una diferencia importante también en las comisiones de gestión por tipo de IIC. El porcentaje más bajo lo tienen los domésticos garantizados de renta fija  con un 0, 64%, precisamente los fondos que más protagonismo han ganado en los últimos años, frente al 1, 14% de comisión de su homólogo en renta variable.

El referente en cuanto inversión en acciones es el Reino Unido, con alrededor del 50% de proporción. Le siguen Francia con un 25% y Alemania e Italia con un 20%. Saliendo de Europa, se ha experimentado una tendencia al alza que viene producida por entradas netas en fondos a largo plazo. El informe refleja que a finales de 2011, los activos de los fondos de renta variable constituían el 40% y los fondos de bonos el 20% de todos los activos de fondos de inversión en el mundo.

Lo más leído