Los fondos de renta variable global, ante la incertidumbre política mundial


Aunque el índice MSCI World ganó un 13% en 2012, el mercado estuvo condicionado por factores políticos y macroeconómicos, reaccionando durante el verano a la crisis crediticia en Europa y a la incapacidad política para llegar a una solución que elimine incertidumbres y proporcione estabilidad a los mercados.

En el tercer trimestre, se recuperó la tendencia positiva gracias a los avances políticos en Europa y al lanzamiento por parte de la FED del QE3. Después de la reelección del presidente Obama, los mercados se mostraron precavidos por la posible falta de acuerdo entre los partidos Demócrata y Republicano en cuanto al fiscal cliff, que podría haber llevado a EE. UU. de nuevo a la recesión. El mercado se recuperó en los últimos días del año, adelantando un posible acuerdo que finalmente pospondría el problema para el primer semestre de 2013.

Conforme la percepción del riesgo aumentaba o disminuía, la rotación desde sectores cíclicos a defensivos guiaba la rentabilidad de la renta variable. En este contexto las estrategias basadas en la selección de compañías tienen serias dificultades para batir al índice.

Desde el punto de vista de las valoraciones, después de una subida del 13%, se podía esperar que la mayoría de los sectores estuvieran en fair value e incluso sobrevalorados, pero solamente los sectores defensivos presentan un PER superior a la media de los últimos cinco años.

En 2013 posiblemente el mercado también dependa de decisiones políticas. Aunque hemos comenzado con tendencia alcista, conviene recordar que en los tres últimos años similares inicios esperanzadores fueron seguidos por fuertes correcciones (ver tabla).

 

MSCI World Index. Rally del Primer Semestre P

 

Pico

Subida (%)

Valle

Caída (%)

2012

19/Marzo

+12.10%

01/Junio

-13.16%

2011

02/Febrero

+8.73%

04/Octubre

-22.80%

2010

15/Abril

+6.27%

05/Julio

-16.75%

 

Si bien se pueden encontrar razones para sostener un mantenimiento del buen comportamiento observado hasta ahora, lo cierto es que las principales economías desarrolladas se encontrarán en 2013 con dificultades que podrían truncar una senda de crecimiento todavía débil.

La economía estadounidense necesita eliminar el riesgo político para poder aprovechar las ventajas competitivas que producen la revolución energética, el final del proceso de desapalancamiento de las familias y la recuperación del sector de la actividad inmobiliaria.

En Europa, la intervención de Draghi en verano redujo el riesgo de una ruptura de la unión pero todavía quedan muchas incertidumbres y cualquier repunte de la percepción de riesgo, como ocurre tras las elecciones en Italia, aumentará la presión sobre los países periféricos..

Japón también muestra signos de recuperación después de que el Gobierno anunciara un paquete de estímulo fiscal, en cooperación con el Banco de Japón y un yen debilitado. Aun así, los riesgos de una desaceleración mundial o apreciación del yen si la percepción del riesgo aumenta pueden debilitar esta recuperación.

La siguiente selección de fondos incorpora una estrategia Blend, Aberdeen Global World Equity, un fondo Value, Amundi International SICAV y un fondo Growth, Vontobel Global Value Equity.

 

Amundi International Sicav

El fondo está gestionado por First Eagle, una gestora de capital privado basada en Nueva York, que actúa como sub-investment manager para Amundi en este producto.

El fondo invierte en compañías a nivel mundial con una mentalidad de preservación del capital. No se ve limitado por tamaño o geografía, y no tiene en cuenta el benchmark a la hora de seleccionar compañías cotizando a un descuento respecto a su valor intrínseco. La filosofía es value, exigiendo un importante descuento, entre el 35% y el 50%, respecto dicho valor intrínseco

La cartera contendrá entre 120 y 160 acciones, bien diversificadas (es inusual que una posición supere el 4%). Como consecuencia de su vocación de protección de capital el fondo mantiene una posición estructural en oro (anteriormente mediante un ETF y actualmente en acciones de compañías mineras) que puede llegar al 10% y puede también mantener elevados niveles de liquidez cuando el nivel de valoraciones impide encontrar compañías cotizando al descuento mínimo exigido por su proceso de inversión.

Aberdeen Global World Equity 

El fondo se gestiona desde Edimburgo por un equipo liderado por Stephen Docherty. Son responsables de la estrategia de inversión, la asignación de activos, la construcción de la cartera y el análisis de compañías. En su tarea, cuentan con el apoyo de los equipos regionales de renta variable, ubicados en Londres, Filadelfia, Tokio, Kuala Lumpur, Sidney, Bangkok, Hong Kong y Sao Paulo.

El equipo gestor selecciona una cartera de 40-60 compañías de entre una buy list de unas 300 empresas proporcionada por los equipos regionales. Esta lista se crea utilizando dos filtros. Un primer filtro, cualitativo, busca empresas sólidas, con elevado crecimiento de ingresos, balances saneados y un historial de protección de los intereses de los accionistas minoritarios. En segundo lugar, aquellas empresas que superan el filtro cualitativo son analizadas desde el punto de vista de su valoración utilizando ratios financieros estándar.

El equipo sigue un proceso bottom up basado en una evaluación disciplinada de las empresas, que imprescindiblemente incluye contacto directo con las mismas. La principal fuente de valor se encuentra en la selección de valores, centrándose en minimizar el riesgo de pérdidas y en construir una cartera diversificada, no guiada en su distribución geográfica o sectorial por el benchmark, que utilizan únicamente a efectos informativos.

Vontobel Fund Global Value Equity

El fondo está co-gestionado por Rajiv Jain y Matthew Benkendorf desde su creación en 2005. Ambos están basados en Nueva York y cuentan con un equipo de analistas de renta variable internacional especializados por sectores. Los propios gestores también acometen tareas de análisis.

El equipo gestor selecciona una cartera concentrada de 30-50 empresas, seleccionadas buscando elevado crecimiento de los ingresos pero sin renunciar a la calidad y manteniendo sensibilidad respecto al precio. A la hora de construir la cartera, el benchmark, MSCI All Country World Index, no se utiliza como referencia. La única restricción en ese sentido obliga a que estén presentes al menos cinco de los diez sectores disponibles.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído