Tags: Renta Fija | Gestores |

Propuestas de renta fija que tienen más sentido para afrontar 2017


El 2017 se postula como un año difícil para la renta fija. Esto hace que sean muchas las voces que recomienden apostar por fondos globales y flexibles, que permitan a los gestores poder moverse libremente por los mercados para capturar las mejores oportunidades de inversión. De acuerdo con los resultados del sondeo que cada año realiza Funds People entre los responsables de 18 gestoras internacionales con oficina de representación en España, el 33% recomienda como primera opción un producto de estas características, mientras que un 28% consideran que la estrategia más acertada es la de apostar por un producto de renta fija de corto plazo. Las propuestas de las entidades son muy diversas y entre ellas aparecen incluso fondos de high yield o de mercados emergentes. Siguiendo un orden alfabético, a continuación se presenta el producto concreto señalado por cada uno de los responsables que han participado en la encuesta:

Nuria Trio, directora general adjunta de Amundi para Iberia, apuesta por el Amundi Funds Bond Global Emerging Blended, fondo que suministra acceso a todo el mercado de deuda emergente pública y corporativa tanto en divisa fuerte como en divisa local. "Así puede aprovechar oportunidades tanto en emisiones de deuda externa principalmente en dólares, euros y libras; y emisiones locales denominadas en divisas locales. La mejora en los últimos años de los fundamentales de los mercados emergentes han conducido a una mejor calidad crediticia; su mayor crecimiento respecto a los países desarrollados y el mayor control de sus deudas públicas hacen de la renta fija emergente un universo amplio que puede suministrar rendimiento y diversificación. El fondo sigue un proceso de inversión riguroso basado en una análisis fundamental de la renta fija y divisas, enfocándose en el análisis  macroeconómico (crecimiento, inflación, deuda pública, ciclo), de la situación geopolítica (estabilidad, reformas estructurales) y de factores técnicos y de mercado (flujos de capital, apetito o aversión al riesgo). La gestión favorecen diferentes fuentes de valor añadido con un bajo nivel de correlación entre ellas para maximizar la diversificación y reducir el riesgo global", explica.

El fondo de renta fija elegido por Beatriz Barros de Lis para 2017 es el AXA WF Global Inflation Short Duration Bonds. Según explica la directora general de AXA IM para España,
la inversión en bonos ligados a la inflación es muy interesante ya que es de los pocos activos cuya rentabilidad relativa es muy atractiva ya que mantienen el poder de compra del inversor en todos los escenarios. "Existe la creencia de que solo se gana dinero en este tipo de activos cuando hay un repunte de la inflación, pero también se gana dinero con una estabilización de la misma y donde el inversor se lleva un cupón ligado a la inflación y donde en la mayoría de los bonos el nominal también se ajusta por el incremento de precios publicado. Es también muy interesante en los casos como el que nos acontece en Europa donde el interés real de los bonos es negativo. Es decir, la inflación (0,7%) es mayor que el interés nominal de los bonos (muy presionado por el programa de compra de activos por parte del BCE). En este caso no solo estas manteniendo tu poder de compra si no que en relación a los tipos nominales tu rentabilidad es mayor. El AXA WF Global Inflation Short Duration Bonds es el primer fondo de bonos ligados a la inflación de corta duración que se ha lanzado España. Esta estrategia pretende atenuar el efecto de la inflación y el riesgo de tipos de interés a través de una estrategia diversificada. Por tanto esta estrategia puede ayudar a los inversores españoles a cubrirse ante los efectos de las políticas expansivas de los bancos centrales y al mismo tiempo, protegerse del riesgo de subidas de tipos, riesgo especialmente relevante en los bonos ligados a la inflación dada la alta duración de los índices".

Aitor Jauregui considera que la mejor opción en renta fija para el próximo año es el BGF Fixed Income Global Opportunities (FIGO), fondo que combina las mejores ideas de BlackRock en el mundo de la renta fija, con la capacidad de invertir sin las ataduras de un índice de referencia, sin restricciones a nivel sectorial o geográfico y con el objetivo de crear una cartera diversificada que pueda aprovechar al máximo las oportunidades que se dan en el cambiante mercado de renta fija de hoy en día. Por ejemplo: según explica el responsable de desarrollo de negocio de BlackRock para Iberia, la duración de la cartera puede oscilar entre -2 y +7 años. "Otra característica clave del fondo es su enfoque de la gestión del riesgo. El equipo de gestión cuenta con herramientas que le permiten analizar la exposición de la cartera a más de 4.000 factores de riesgo independientes, asegurando que cada exposición del fondo es deliberada. Además, el formar parte de la plataforma global de renta fija de BlackRock, otorga al equipo de gestión un nivel de acceso a información, visión agregada del mercado e intercambio de ideas entre los diferentes equipos especialistas difícil de encontrar en otra compañía", explica Jauregui.

La recomendación de Sasha Evers para el próximo año en renta fija es el BNY Mellon Global Dynamic Bond Fund, producto gestionado por Newton, especialista en inversión global, que identifica temas y tendencias globales en los mercados de renta fija a largo plazo. Según explica el director general de BNY Mellon IM para Iberia, el fondo invierte en mercados de renta fija, incluyendo deuda de gobierno, crédito grado de inversión, high yield y deuda emergente soberana. Además, toma posiciones en divisas, gestiona la duración de forma activa y utiliza derivados con fines de cobertura para reducir la volatilidad de la cartera y para protegerla. "Consideramos interesante este fondo porque es una estrategia de gestión activa y sin restricciones que, sin duda, se ve beneficiado por la estrategia de inversión temática de Newton y por una larga trayectoria de su estrategia, activa desde 2006. Es, además, un fondo que persigue la protección de capital, algo que buscan los inversores conservadores en el momento en que nos encontramos".

Captura_de_pantalla_2016-12-12_a_las_21El producto de renta fija seleccionado por Mariano Arenillas es el Deutsche Invest I Short Duration Credit. Según explica el responsable de Deutsche AM para España y Portugal, se trata de un producto que invierte en bonos corporativos y financieros de emisores globales, incluyendo mercados emergentes. "Al menos el 70% de la inversión se realizará en emisores con grado de inversión, siendo el máximo en high yield del 30%. Principalmente son emisores en euroso, siendo cubiertas a esta divisa emisiones en otras divisas. La inversión en deuda corporativa tiene actualmente características de activo refugio en un entorno de crecimiento sostenido pero moderado, que suele ser favorable para la deuda corporativa. La duración del fondo, entre 0 y 3 años, permite obtener atractivas rentabilidades con un riesgo de tipos de interés limitado", indica Arenillas.

La elección de Sebastián Velasco para el próximo año es el FF Euro Short Term Bond Fund. Se trata de un producto que invierte principalmente en bonos del Estado y corporativos con grado de inversión denominados en euros, con una duración media de hasta tres años, explica el responsable de Fidelity para Iberia. "El BCE ha propiciado un entorno de rentabilidades relativamente estable en la renta fija en euros y pensamos que se mantendrá en 2017. Estamos sobreponderados en deuda pública de los países periféricos, sobre todo España, y en deuda corporativa estamos virando hacia el sector financiero, pues los ratios de capital de los bancos -cimentados de forma cada vez más orgánica en los beneficios- están mejorando y son atractivos", asegura.

Si Ramón Pereira tuviese que quedarse con un fondo de renta fija de la gama de Franklin Templeton Investments para 2017, el director general de la firma americana para España y Portugal elegiría el Franklin US Low Duration. "En el entorno actual de tipos, las estrategias europeas de baja duración ofrecen rentabilidades a vencimiento cercanas al 0%. Una estrategia como el Franklin US Low Duration , nos ofrece una rentabilidad algo más alta (es clase cubierta a Euros) con el mismo perfil de riesgo (volatilidades en torno al 1%). Creemos que es una muy buena opción para diversificar unas carteras muy sobre ponderadas en estrategias Europeas, con un perfil de riesgo similar y un extra de rentabilidad", explica el experto.

La gran apuesta en renta fija para el año que viene de Lucía Catalán, responsable de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica, es el GS Global High Yield. "La estabilización del precio del petróleo, asi como las medidas que tome el nuevo gobierno en EE.UU, podrían ser positivas para el mercado de High Yield. El fondo se compone de una cartera muy diversificada deuda high yield a nivel global. El fondo se enfoca en el mercado americano (80-90% de rango de exposición en EE.UU), pero puede aprovechar oportunidades en otros mercados. El equipo gestor es uno de los mayores inversores de crédito corporativo a nivel mundial y cuenta con un largo track record. El fondo sigue un estilo de inversión conservador, con una gestión de riesgo exhaustiva, como lo prueba el hecho de que el nivel de defaults en la cartera ha estado consistentemente por debajo del mercado desde su lanzamiento en 1998.  El fondo cuenta con una clase con duración cubierta, para aquellos inversores que quieran exposición al riesgo de crédito en exclusiva, sin riesgo duración".

El producto que Íñigo Escudero, director general de Invesco para Iberia y Latinoamérica, tendría en cartera en 2017 sería el Invesco Global Total Return Bond. "El escenario de evolución de los tipos de interés en 2017 va a requerir fondos muy flexibles con equipos gestores muy experimentados. El Invesco Global Total Return Bond es un fondo de renta fija global que destaca por su flexibilidad, tanto en la inversión en esta clase de activo como en la duración. Gracias a su enfoque activo y flexible, los gestores pueden adoptar posiciones dinámicas o defensivas de acuerdo con las condiciones del mercado. La estrategia del equipo de renta fija de Invesco es prudente y centrada en renta fija corporativa de alta calidad que cotizan bajo su punto de vista a niveles atractivos. El fondo, gestionado por Paul Read -gestor también del Invesco Euro Corporate Bond-, presenta un comportamiento muy consistente desde su lanzamiento. El fondo bate a su grupo de comparables en prácticamente todos los años naturales desde su lanzamiento en 2010", indica Escudero. 

La elección de Javier Dorado, director de J.P.Morgan AM para Iberia, en renta fija para el próximo año es el JPM Global Bond Opportunities Fund. "En un escenario complicado para la renta fija, en el que es probable que sigamos viendo divergencias en las políticas monetarias de los diferentes bancos centrales, creemos que el JPM Global Bond Opportunities es un fondo muy bien posicionado y dotado de la flexibilidad necesaria para capitalizar las mejores ideas globales dentro del universo de renta fija. Este fondo ha cumplido ya más de tres años y presenta un comportamiento histórico muy atractivo con un nivel de riesgo moderado. Está gestionado por uno de los mayores equipos de renta fija, que cuenta con una gran cantidad de recursos a nivel global para poder desarrollar e implementar sus ideas de inversión".

La gran apuesta para el año que viene en renta fija de Javier Mallo, responsable de Legg Mason Global AM para España y Portugal, es el Legg Mason Western Asset Macro Opportunities Bond, fondo de renta fija global flexible, muy activo, diseñado para maximizar la rentabilidad en cualquier entorno de mercado con un límite de volatilidad. "Está compuesto por una cartera de bonos en los que se invierte estratégicamente y se complementa con una cartera táctica en la que se implementan estrategias macro (duración, curva y volatilidad) para generar alfa o proteger la cartera en momentos complicados. Su duración oscila entre -5 y +10 años. Gracias a su baja correlación, proporciona una gran diversificación frente a los distintos subsectores de renta fija y otros activos como la renta variable", explica Mallo.

"Como se esperaba en los mercados, la Fed ha actuado, y se prevén sucesivos incrementos de tipos durante 2017 en respuesta a las políticas económicas que aplicará el nuevo presidente electo Donald Trump", afirma Ignacio Rodríguez Añino. Con esto, el responsable de M&G Investments en España, Portugal y América Latina, cree que los inversores en renta fija deben considerar el factor inflación dentro de la composición de sus carteras Para ello, en M&G contamos con el fondo M&G Global Floating Rate High Yield, un fondo lanzado en 2014 y gestionado por James Tomlins. Este fondo recurre a los bonos flotantes high yield para mitigar el impacto de la subida de los tipos de interés. Las rentas que ofrecen los cupones de los bonos se ajustan automáticamente al alza de manera trimestral, beneficiándose de una posible subida. A su vez, los bonos flotantes high yield también ofrecen un atractivo diferencial de crédito: la diferencia en rendimiento entre la deuda pública que tradicionalmente es considerada carente de riesgo y los bonos emitidos por empresas. Durante este año hemos observado como los clientes han empezado a mostrar más interés por este tipo de producto, un hecho que responde a la necesidad de ejercer un mayor control del riesgo dentro de sus carteras de inversión en el marco de un año que se presenta incierto desde el punto de vista tanto político como económico", afirma.

El fondo de renta fija elegido por Sophie del Campo para 2017 es el Natixis Euro Short Term Credit. Según explica la responsable de Natixis Global AM para Iberia y Latinoamérica, se trata de uno de los productos que más demandan sus clientes en España. "Se trata de un fondo de renta fija de corta duración, que es un complemento indispensable para la parte más conservadora de las carteras. Invierte en bonos con vencimiento de uno a tres años, con control muy exhaustivo del riesgo de crédito y un enfoque selectivo, pudiendo invertir hasta un 15% en bonos de alto rendimiento, que utiliza como fuente de diversificación. Cuenta con dos fuentes de rentabilidad: por un lado, el posicionamiento dinámico entre los diferentes países y por otro, la selección de emisores, que se basa en el rating interno centrado en los fundamentales del emisor. El equipo gestor está liderado por Philippe Berthelot, uno de los mayores expertos en crédito europeo, y que cuenta con más de 20 años de experiencia. En un contexto de posibles subidas de tipos de interés, la renta fija corporativa a corto plazo se presenta como una opción muy interesante, ya que es capaz de ofrecer un exceso de rentabilidad sobre los activos monetarios. Está poco expuesta a subidas en los tipos de interés (vencimiento a corto plazo), no existe un elevado riesgo de impago por parte de los emisores, por la propia cercanía de la expiración de la deuda y además podrá aprovechar la mejora que está experimentando la economía europea".

La elección para 2017 de Laura Donzella es el Nordea 1 - Emerging Market Bond Fund, producto que -según explica la responsable de Nordea para Iberia y Latinoamérica- se centra en la deuda de mercados emergentes emitida en moneda fuerte (dólares). "Los gestores responsables de esta estrategia han resuelto satisfactoriamente los vaivenes que han sacudido a los mercados emergentes a lo largo de los últimos 20 años. La longevidad y la antigüedad de los gestores aportan estabilidad al equipo y garantizan la correcta implementación, a lo largo de los años, de la misma filosofía de éxito, al tiempo que se introducen mejoras basadas en la experiencia compartida. Junto a los gestores hay un equipo de 7 economistas colaborando estrechamente con ellos, la experiencia y los conocimientos de estos economistas proporciona una clara ventaja competitiva a la hora de seleccionar los países, ya que no basan sus decisiones en las principales agencias de calificación, sino en ratings internos y balances de cuentas nacionales, de forma similar a aquella en la que los analistas de crédito estudian las empresas para determinar su solvencia, liquidez y desequilibrios externos", afirma.

Captura_de_pantalla_2016-12-13_a_las_12Con las rentabilidades en negativo, Gonzalo Rengifo reconoce que no hay muchas alternativas en renta fija y que la gestión tradicional no sirve. De hecho, el director general de Pictet AM para Iberia y Latinoamérica subraya la enorme influencia que existe por parte de los bancos centrales, haciendo habituales las mini-crisis. "Es necesario una gestión muy dinámica y eficiente de los riesgos. Pero es posible un perfil de rentabilidad estable, sin demasiado riesgo direccional, evitando pronosticar sobre eventos o apostando por diferenciales de rentabilidad. En concreto Pictet Absolute Return Fixed Income parte del universo global en renta fija y se centra en temas estructurales a largo plazo, 50% posiciones defensivas líquidas y 50% más agresivas, aprovechando tipos de interés, diferenciales y divisas. El objetivo es rentabilidad entre 0,2 a 0,3%/mes, 3 a 4%/año por encima de la liquidez, con volatilidad muy controlada, históricamente 2,3%", explica Rengifo.

Captura_de_pantalla_2016-12-13_a_las_10La elección de Almudena Mendaza, directora general de Pioneer Investments para Iberia, es el Pioneer Funds – Global Subordinated, un fondo de alta calidad crediticia que busca lograr rentabilidades similares a las del high yield invirtiendo en deuda financiera subordinada, deuda híbrida corporativa y preferentes con un enfoque global y sin riesgo divisa. "El producto trata de lograr rentabilidades similares a las de la deuda high yield invirtiendo principalmente en emisores con alta calidad crediticia. Invierte en deuda financiera subordinada, deuda híbrida corporativa y preferentes con un enfoque europeo (aunque puede invertir globalmente) y sin riesgo divisa. El equipo se centra en bonos emitidos por compañías investment grade (el riesgo medio de la cartera debe ser grado de inversión) siguiendo un proceso con dos fases (emisor y estructura). La selección de los bonos se apoya en un equipo de 25 expertos con una experiencia sólida en deuda subordinada. El fondo mantiene en general algo de peso en liquidez", explica Mendaza.

"Después de tres años de salidas de capital de los mercados emergentes, en 2016 los inversores han vuelto a incluirlos en sus carteras revirtiendo la tendencia en cuanto a flujos. A pesar de la corrección inmediata que experimentó la deuda emergente tras la victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses, creemos que este activo ofrecerá interesantes oportunidades en 2017 ya que a nivel fundamental, técnico y de sentimiento está experimentando una mejoría significativa", explica Carla Bergareche, directora general de Schroders para Iberia, quien considera que en un entorno de tipos bajos incluir esta clase de activo en una cartera a largo plazo es una buena idea ya que ofrece rentabilidades más atractivas para un inversor conservador. "Aunque se trata de un activo tradicionalmente asociado con más riesgo, el Schroder ISF Emerging Markets Debt Absolut Return aplica un enfoque de retorno absoluto, con un objetivo doble de maximizar la rentabilidad cada año y preservar capital en periodos consecutivos de 12 meses, reduciendo el riesgo y la volatilidad. El fondo invierte en divisas y renta fija local y externa (bonos soberanos, corporativos y convertibles) en más de 50 países. Es un fondo long-only y de retorno absoluto basado en el análisis en profundidad de cada país, que no usa apalancamiento ni derivados complejos. Está gestionado de forma activa y tiene como objetivo lograr una rentabilidad positiva en cualquier periodo de 12 meses, maximizando la rentabilidad al mismo tiempo y con un riesgo controlado mediante límites de diversificación basados en la liquidez, límites de pérdidas de la cartera (stop-loss) y uso de efectivo".

La perspectiva de UBS Asset Management sobre los bonos europeos de high yield es atractiva. "Aunque las rentabilidades de los créditos europeos sean bajas, los márgenes no lo son y creemos que existe un poderoso argumento que permite ver al mercado high yield relativamente atractivo en comparación con otras áreas de renta fija. Además, la baja duración del índice, de tres años y medio, podría actuar como amortiguador ante la futura subida de los tipos de interés, aunque todavía esto no esté probado. No obstante, debemos tener en cuenta que los fundamentales sobre el high yield europeo siguen siendo débiles cuando se analizan detalladamente y la incertidumbre política sigue siendo una preocupación clave", afirma Juan Infante, responsable de la gestora para Iberia. Su apuesta concreta para el próximo año es el UBS Euro High Yield.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas