Los fondos de pensiones apuestan por las inversiones alternativas en detrimento de las bolsas


Según publica Hedge Week, la mitad de los fondos de pensiones ha alterado en los últimos meses la asignación de activos de sus inversiones: la mayoría de ellos ha reducido su exposición a renta variable, favoreciendo a los activos alternativos, según la encuesta anual de Baring Asset Management a los planes de pensiones británicos.

Así, de la mitad de profesionales de pensiones que ha cambiado recientemente su asiganción de activos, el 69% ha incrementado sus posiciones en alternativos y el 61% ha reducido las de bolsa. La principal razón fue reducir la volatilidad del fondo, para el 61% de los encuestados, y para el 54%, el objetivo fue reducir la correlación entre los activos de la cartera.

Para mitigar los efectos de esa volatiliad, el análisis indica que el 44% está optando por una mayor diversificación de los activos en cartera. Según el estudio, también han optado por incrementar el nivel de análisis de rentabilidad/riesgo y la revisión de los portfolios de forma más frecuente.

Asia emergente: la zona con más atractivo

Con respecto a la forma en la que los profesionales podrían cambiar su asignación de activos en el futuro, una asignación al Asia emergente en los próximos años parece lo más probable. Casi dos tercios, el 65%, cree que la zona es la de mayor potencial para la renta variable para los próximos 10 años, en línea con los resultados del año pasado, cuando ese porcentaje se situaba en el 67%.

Por último, mirando la planificación para el próximo mes, la encuesta concluye que el mayor reto macroeocnómico para los fondos de pensiones es el problema de deuda soberana europea, según el 65% del panel. Con el 50%, los gestores apuntan a las preocupaciones sobre el impacto de mayores medidas de relajación cuantitativa como mayor riesgo para los próximos seis meses.