Los fondos de inversión llaman a la puerta de los hogares españoles y dan un paso de gigante en 2013


Las familias españolas dieron el “sí, quiero” a los fondos de inversión en 2013, año en el que estos vehículos de inversión colectiva batieron prácticamente casi a la totalidad de productos competidores a la hora de aumentar su saldo -en el que se excluye el de los inversores con personalidad jurídica o institucionales-, algunos como depósitos, fondos de pensiones, inversión directa en renta fija o seguros, entre otros.

Mientras que los fondos de inversión aumentaron el pasado año su saldo respecto a 2012 un 23%, la segunda mayor variación a favor entre los hogares españoles, los depósitos y el efectivo, los fondos de pensiones y los seguros incrementaron su saldo un 3%, un 6% y un 6%, respectivamente. La gran damnificada del 2013 fue la inversión directa en renta fija, que disminuyó su saldo un 64%, según ponen de manifiesto los últimos datos ofrecidos por Inverco acerca del ‘Ahorro Financiero de las Familias Españolas’ en base a las cifras publicadas por el Banco de España.

Sólo la inversión directa en renta variable superó a los fondos de inversión en apetito inversor de los hogares nacionales, categoría que incrementó su saldo un 47% durante el anterior ejercicio.

Las sicav, por su parte, tuvieron un buen año, ya que vieron crecer su saldo en un 19%, tercer mayor incremento entre las familias españolas tras el de la inversión directa en acciones y el de los propios fondos de inversión.

Hoy por hoy…

A cierre de 2013, y en total, el saldo de los fondos de inversión en las familias españolas ocupaba el cuarto puesto por volumen, con 125.952 millones de euros, superado por el de los depósitos y el efectivo (882.115 millones), el de la inversión directa en renta variable (421.905 millones) y el de los seguros (171.072 millones).

Por detrás de los fondos de inversión quedaban otros vehículos como los fondos de pensiones (102.325 millones), la inversión directa en renta fija (21.183 millones) o las sicav (18.786 millones), entre otros.

Los activos financieros de las familias de España culminaron el 2013 con un saldo total cercano a los 1,9 billones de euros, un 9% superior con respecto a 2012.

Noticias relacionadas

Lo más leído