Los fondos de infraestructura listada pure play, a punto de duplicar sus activos en un año


El patrimonio de los fondos de inversión UCITS dedicados a la infraestructura denominada ‘pure play’ se han incrementado de manera significativa en los últimos 12 meses, concretamente un 80%, proviniendo la mitad del incremento en los tres primeros meses de 2014, según Morningstar. ¿A qué se debe este incremento?

Históricamente, algunos de los fondos de inversión UCITS de la temática de infraestructura mostraban una tendencia a la inversión en toda la cadena de valor de los activos de infraestructura, es decir, desde las compañías denominadas pure play que son los propietarios y/o gestores de las mismas (National Grid, Enbridge, Red Eléctrica, etc.), como también, en menor medida, las compañías que proveen servicios a éstas, como son las compañías constructoras, cementeras o mineras entre otras (OHL, BHP Billiton, etc.).

Debido a las rentabilidades discretas producidas por los fondos de infraestructura en general en los últimos años, en muchos casos por un cierto grado de dependencia con el ciclo, han surgido nuevos fondos que se focalizan exclusivamente en compañías pure play. Muestran un perfil de rentabilidad distinto, con una menor beta a la renta variable global, y menor correlación con ésta, por mostrar una menor exposición al ciclo. Su menor exposición al ciclo proviene de ciertas características estructurales (altas barreras de entrada, larga vida útil, etc.) y económicas (demanda inelástica, protección contra la inflación, etc.) que hacen que suelan tener flujos de caja estables y predecibles.

En esta nueva clase de fondos no debiéramos tener expectativas de mayores rentabilidades que los de la renta variable global si ésta sube con fuerza por mayor crecimiento económico mundial, pero muestra un perfil de rentabilidad/riesgo interesante: más defensivo respecto a la renta variable global y más decidido respecto a otros tipos de activo como la renta fija high yield.

Estas características son las que están siendo bien acogidas por los inversores, que en los últimos meses están suscribiendo esta clase de fondos en mayor medida que el resto de fondos de infraestructura general y, especialmente, frente a los que tienen exposición exclusiva a emergentes, que se han visto contagiados por el sentimiento negativo hacia esta región en particular desde que comenzó realmente la amenaza del tapering en la pasada primavera de 2013. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído