Los fondos de fondos private equity y los planes de pensiones


Un fondo de private equity es un fondo que invierte en empresas privadas adquiriendo una participación controladora con el objetivo de reorganizarlas, optimizar su gestión, mejorar resultados y posteriormente venderlas a terceros con los que se llega a un acuerdo, ya que la mayoría de estas empresas no cotizan en Bolsa.             

La principal diferencia ente un fondo de capital privado y un fondo de inversión estándar es el horizonte temporal, ya que los fondos de capital privado, también llamados fondos de capital riesgo, son vehículos cerrados con un horizonte temporal de 10 a 14 años, con tres periodos diferenciados.

Un periodo de subscripción que dura aproximadamente un año durante el cual se negocia entre inversores y sponsor el tamaño del fondo, horizonte temporal, estratégia, comisiones, estructura legal, etc.… Una vez que el fondo adquiere una masa crítica, se cierra y no se admiten nuevas suscripciones. Por otro lado está el período de inversión, que dura entre 5-7 años seguido del periodo de desinversión que dura 5-7 años.

Los inversores en un fondo de capital  riesgo, no precisan hacer el desembolso total en el momento del compromiso/suscripción, durante el periodo de inversión, los fondos hacen llamadas de capital a los inversores a medida que identifican oportunidades de inversión. Por tanto un inversor Institucional, como por ejemplo un plan de pensiones, (que cada vez invierten más en EE.UU en estos fondos incrementando en 2013 respecto a 2012 sus inversiones en un 7,9%*) que compromete invertir un importe, asume que lo desembolsará gradualmente y los recuperará junto con los rendimientos también gradualmente a lo largo de los años a medida que el fondo de capital riesgo vende las compañías e inversiones donde había invertido. En la gestión de esos fondos es importante el seguimiento de la gestión del día a día de las empresas compradas, estos fondos invierten de media en unas 10/30 empresas.

El principal valor añadido que ofrece el equipo gestor del fondo de capital riesgo es su experiencia trabajando con el equipo directivo de la compañía para organizar los planes de negocio y expansión, así como la gestión operativa y financiera. Un ejemplo que ilustra esta estrategia es de inversión es la compra, reestructuración y venta de la empresa francesa de yogures Yoplait. En junio de 2002, PAI Partners, compró la mitad de Yoplait valorándola en 358 millones de euros.

PAI contrató un nuevo equipo directivo dirigido por un antiguo ejecutivo de Danone. Bajo la nueva dirección la empresa fue reorganizada, se racionalizó el número de marcas bajo gestión, se redujo la deuda y se fomentó la expansión internacional de la compañía. En junio del 2011 PAI vendió su participación en Yoplait a la empresa americana General Mills en una transacción que valoraba la empresa en 1.600 millones. La venta generó un T.I.R del 29,3% en esos nueve años.

Un estudio reciente indica que a 30 de junio de 2013 los fondos de capital riesgo medido por el Private Equity US Buyout Fund Index, superaron en rentabilidad al índice S&P 500 (con dividendos incluidos) a cinco años (8,20% vs 7%) y a 10 años (14,30% vs 7,30%). Mientras que a un año (17,30% vs 20, 60%) y a tres años (15,80% vs 18,50%) ofrecieron rentabilidades inferiores gracias a la rápida recuperación de las bolsas internacionales tras la crisis del 2008*.

Debido a la dificultad de llevar a cabo un proceso de due diligence sobre decenas de gestoras, muchos inversores institucionales  invierten en el sector a través de fondos de fondos de capital riesgo. Estos fondos, invierten en 10-20 fondos de capital riesgo obteniendo una diversificación sobre un portfolio de 200-400 empresas, la mayor diversificación y menor volatilidad que ofrecen estos fondos hacen que sea una de la principales vías de inversión para los planes de pensiones.

En el mercado español, las sociedades de capital riesgo que operan en España llevaron a cabo entre enero y junio de 2014, 219 operaciones de inversión valoradas en 1.197,7 millones, más de doble de las realizadas en el mismo semestre del año anterior. Los fondos internacionales fueron los grandes protagonistas de la industria, frente a otros intervinientes nacionales tanto privados como públicos.        

Entre las operaciones realizadas de inversión, el 90% fueron inferiores a 5.000 millones, y cuatro operaciones superaron los 100.000 millones. El volumen de las desinversiones, también de dobló respecto al primer semestre del 2013. 

En cuanto a la captación de fondos, ha sido especialmente relevante la activación de los Fondos creados por el ICO  (Instituto de Crédito Oficial), con la creación del fondo Fond-Ico Global, dotado con 1.200 millones de euros y que ya ha adjudicado 437 millones de euros a 14 entidades.

El Proyecto de Ley por el que se regulan las entidades del sector del capital riesgo, dota a la firmas “de un marco de actuación renovado, más seguro, con nuevas figuras más flexibles” según el presidente de la Asociación Española de entidades de capital riesgo, quien además indicó que la nueva Ley “fomenta la disminución de la bancarización de la economía española”.

Como conclusión, para una parte de la cartera de inversión los planes de pensiones, asumiendo un horizonte de inversión largo y un nivel de riesgo medio-alto, los fondos de fondos de private equity pueden ser una alternativa interesante para obtener buenos retornos, complementarios y poco correlacionados con los retornos de la bolsa.

*Fuente: Private Equity Council

Noticias relacionadas

Lo más leído