Los fondos de deuda emergentes sufren las mayores salidas en dos años


Las suscripciones netas hacia los fondos de largo plazo europeos (excluyendo los monetarios) alcanzaron en febrero 15.700 millones de euros, lo que supone un descenso en su evolución mensual por primera vez desde noviembre. Incluyendo la actividad monetaria, la industria captó 18.000 millones, gracias al mayor movimiento de los inversores franceses hacia este tipo de fondos en un año, tras sus salidas continuadas durante los últimos meses. Así, los fondos galos de esta categoría captaron 3.600 millones de euros, según los datos del último informe de Lipper FMI Thomson Reuters a finales de febrero.

 

 

Los fondos de renta fija mejoraron con respecto al mes de enero, si bien sólo captaron 160 millones de euros. Con todo, una cifra positiva frente a los reembolsos de los últimos tres meses. Por su parte las suscripciones en los productos de renta variable mermaron significativamente frente a las de enero y se situaron en 4.600 millones de euros, frente a los 15.300 de entonces.

En ambos casos, las salidas de los productos de emergentes pesaron en el total, pues los productos de deuda emergente global vieron salidas de 1.000 millones, las mayores en dos años, mientras de los de renta variable (Global, BRIC y Latinoamérica) salieron 5.800 millones (con casi el 90% saliendo de los fondos de gestión activa). En el lado positivo, los productos de bolsa estadounidense vieron entradas de 3.800 millones de euros, así como algunos sectores europeos como materias primas (1.300 millones), convertibles (1.700 millones) y garantizados (1.000 millones). Estos últimos debido a España, que captó 2.200 millones de euros. Más aún destacaron los fondos de asset allocation, con captaciones de 2.700 millones.

El motivo de estas cifras pudo ser la buena evolución de los fondos de high yield, que empezaron el año con un fuerte nivel de actividad, con entradas netas de 11.000 millones de euros que deslucieron los 3.900 millones de euros del mismo periodo del año pasado, ya de por sí un récord, pues los inversores se animaron ante las expectativas de un bajo nivel de defaults en EEUU, que podría acabar el año entre el 1,5% y el 2% según Fitch.

Por gestoras, la mejor fue BlackRock en términos de ventas, con 3.600 millones captados, gracias a los flujos positivos en fondos de renta variable, de 2.600 millones. En cuanto a ventas de fondos bursátiles, le siguieron Robeco y Henderson, cada una con 530 millones. En renta fija, la mejor casa fue Franklin Templeton, con 1.400 euros en captaciones netas gracias al creciente apetito por dos de sus productos globales de deuda.

Por países, Noruega suscribió 1.100 millones de euros en febrero gracias a los fondos de bonos mientras en otros mercados prefirieron la renta variable, como Suiza, o los fondos mixtos, el caso de Reino Unido.

Lo más leído