Los fondos de bolsa europea y sectoriales se libran de los reembolsos en la última semana de agosto


Aunque el periodo vacacional estival ha llegado a su fin, los cambios en los patrones de movimiento de los flujos hacia los fondos de inversión no ha cambiado significativamente. Al igual que viene ocurriendo desde mediados de junio, los fondos de renta variable de mercados emergentes funcionan mejor que sus contrapartes de los mercados desarrollados, mientras los grandes triunfadores son los productos de deuda, imponiéndose a las acciones. Con todo, durante la última semana de agosto los fondos de renta variable europeos y sectoriales captaron la atención de los inversores, según los datos de EPFR Global.

Durante ese periodo, finalizado el 1 de septiembre, los fondos de bolsa registrados por EPFR Global sufrieron reembolsos de 6.870 millones de dólares, frente a los 3.830 millones que captaron los de renta fija. Los inversores también retiraron 4.110 millones de dólares de los monetarios y 1.080 millones de los mixtos, la mayor sangría en 78 semanas.

Pero la mejora de los datos macroeconómicos que aparecieron a finales de la semana ayudaron a los productos de bolsa europea y sectores globales, aunque los fondos de bolsa estadounidense y nipona siguieron en números rojos. Así, los fondos de renta variable del Viejo Continente vieron entradas de dinero por cuarta vez en las pasadas seis semanas, beneficiados por la ventaja competitiva que la debilidad del euro da a los exportadores y especialmente a Alemania, que captó un tercio de los flujos.

Por su parte, los flujos combinados en los fondos sectoriales marcaron su mejor marca en nueve semanas, con la mayoría de sectores asociados con el crecimiento registrando fuertes entradas, como materias primas, energía, finanzas y sector inmobiliario.

La tendencia de verano continúa

Los fondos bursátiles de mercados emergentes y los de deuda dieron continuidad a una racha alcista que dura ya 14 semanas, pero los productos de renta fija y variable globales terminaron con resultado dispar: los primeros cerraron su mejor semana desde principios de mayo mientras los últimos vieron las mayores salidas de capital registradas en 14 semanas, cercanas a 1.000 millones de dólares.

Entre los emergentes, los flujos se mantienen bajos pues los inversores siguen cuestionándose de dónde vendrá la demanda hacia esos mercados. Los productos que invierten en Latinoamérica, con 67 millones de entradas, Oriente Medio, Europa del Este y África (con 62 millones) registraron flujos positivos, frente a las salidas en fondos asiáticos sin Japón por tercera semana. A los BRIC, exceptuando Brasil (con 107 millones en captaciones), tampoco les fue bien, con los fondos de la región sufriendo salidas por primera vez en 13 semanas y los chinos reembolsando 5 millones de dólares.

 

 

Lo más leído