Los fondos consistentes de renta fija emergente corporativa


Ah, los países emergentes. Desde luego el año pasado no fueron los más populares y la desaceleración de China, la caída de precio de las materias primas o los escándalos en Brasil, entre otros sucesos, no parecen ser factores que puedan animar mucho a los inversores. Sin embargo, detrás de los titulares pueden estar las oportunidades. En este caso analizamos la renta fija emergente corporativa, cuyo volumen de emisiones ya supera a la renta fija emergente soberana, con cerca de un 60% de las emisiones con grado de inversión. La ampliación de diferenciales y el castigo que los mercados han recibido pueden ser una oportunidad para poder aprovechar el mayor retorno que ofrecen los bonos corporativos emergentes respecto a sus pares de las economías desarrollados en un entorno de tipos mínimos.

Erste Bond Emerging Markets Corporate Bond

Erste es una gestora centroeuropea especializada en mercados emergentes e inversiones socialmente responsables. Gestiona cerca de 7.000 millones de euros en el área emergente, de los que algo más de 1.000 están en la estrategia de deuda corporativa, en la que vienen demostrado su experiencia desde 2007.

El fondo Erste Bond Emerging Markets Corporate Bond es gestionado por Peter Varga, que cuenta con el apoyo de siete profesionales de la inversión. El proceso del fondo se orienta sobre todo en la selección de emisiones desde una perspectiva más bottom up que top down. En esa selección de valores se tienen en cuenta el sector, las compañías y dentro de las emisiones de cada una, cuál es la más conveniente para la cartera del fondo.

El índice de referencia del fondo es el ML Customized EM Corporate Credit Index. El fondo puede tener un máximo del 25% de posiciones que no estén en el índice, un 10% de máximo en moneda local y su objetivo máximo de tracking error es de un 4%. La duración modificada del fondo está en torno a un 4%, con un vencimiento medio de unos 7 años y un cupón medio del 5.05%.

En cuanto a la estrategia actual, el fondo ha incrementado su peso en Brasil porque esperan un cambio de rumbo político y económico, aunque todavía no están sobreponderados respecto al índice. Están infraponderados en el sector energético, debido a sus dudas sobre Pemex, Petrobras y PDVSA y han reducido el nivel de liquidez del fondo a un 1-2%.

Goldman Sachs Growth & Emerging Markets Corporate Bond Portfolio

Para GSAM esta clase de activo está poco representada en las carteras de los inversores, lo que debería reconsiderarse si se tienen en cuenta la baja correlación con otros activos, la menor eficiencia de los mercados, que hace que haya más oportunidades de crear alfa, así como lo atractivo de los diferenciales. El equipo de crédito corporativo de GSAM lo componen ocho profesionales liderados por Nick Saunders. En el proceso de inversión el equipo cuenta con el apoyo de economistas y traders de la casa, que colaboran en la construcción de una cartera cuyos parámetros básicos son la visión del sector, de la compañía, la industria y el país, y el análisis de la liquidez de cada emisión así como de la calidad del gobierno corporativo de cada emisor. GSAM aplica en esta parte del proceso su experiencia de 10 años recopilando distintos casos que puedan orientar sobre potenciales señales de alarma. En una combinación de visión top down y análisis bottom up, la consideración de las valoraciones y el perfil rentabilidad riesgo, completan el proceso de construcción de la cartera.

En el fondo hay unas 190 posiciones de 45 países distintos, con un rating medio de BBB- , una TIR a vencimiento del 6,16% y una duración de 4.5. El índice de referencia del fondo es el JP Morgan Cembi Broad Diversified y el objetivo del fondo es batir su retorno en dos puntos anuales con un tracking error del 2,5%.

En opinión de la gestora, la evolución de los mercados emergentes en el primer trimestre puede anticipar la recuperación de los mercados emergentes, que han sido ampliamente castigados. El fondo de deuda corporativa emergente está sobreponderado en bienes de consumo y en el sector de transporte, mientras que los sectores que menos gustan son el financiero y el minería y metales.

JPMorgan Funds – Emerging Markets Corporate Bond Fund

El equipo de deuda emergente de JP Morgan AM está compuesto por 40 profesionales distribuidos en seis localizaciones, pero unidos por un único proceso. Scott McKee lidera la gestión del crédito emergente desde Nueva York.

El proceso de inversión se divide en dos fases. La primera es de generación de ideas, en la que se lleva a cabo un análisis global que determina los escenarios y niveles de riesgo, seguida por un análisis del país en el que lo fundamental es el estudio de la solvencia, para terminar con el análisis de cada sector para seleccionar los títulos. Una vez escogidas las compañías se pasa a la segunda fase de implementación, en la que se construye la cartera y se procede a su monitoreo y control.

El índice de referencia del fondo es el JP Morgan Cembi Broad Diversified. La calidad crediticia media es de BB+, el cupón medio es de 5,73% y la duración media es de 4.32. El fondo mantiene unas 200 posiciones.

Para el segundo trimestre de 2016, los gestores esperan una cierta mejora del clima en los mercados aunque consideran que los riesgos asociados con la desaceleración de china y la caída del precio de las materias primas seguirán presentes, por lo que seguirán centrándose en la búsqueda de títulos de calidad. Por países las mayores sobreponderaciones están en Méjico, China y UAE y los más infraponderados son Corea, Singapur y Filipinas.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído