Los fondos bajo la lupa


Cuando parecía que el patrimonio de las instituciones de inversión colectiva (IIC), fondos y sicav, comenzaba a remontar tras continuos descensos desde 2006 -el volumen total invertido en estos activos financieros cayó hasta cifras mínimas comparables a las de principios de los 90-, la CNMV saca la lupa supervisora y la dirige al trasvase que en este año 2013 se está produciendo desde depósitos hacia fondos. Se trata, sin duda, de un loable celo de protección de los inversores que, ojalá, se hubiera aplicado con igual, si no mayor intensidad, a la comercialización de otros activos más complejos y menos líquidos que han sepultado al regulador de nuestros mercados de valores bajo el peso de más de 11.000 reclamaciones de inversores.

Son varios los factores que han alentado este despertar del interés de los inversores por los fondos de inversión.

A) La recomendación de limitar la remuneración de los depósitos por el Banco de España

Mediado el mes de enero de este año, conocimos que el Banco de España había recomendado a las principales entidades de crédito españolas que aplicaran una limitación a las remuneraciones que ofrecían a sus clientes en sus depósitos. En concreto, sugería que no se rebasara el 1,75% para operaciones a menos de un año, el 2,25% para depósitos hasta dos años y el 2,75% para colocaciones que superen ese plazo.

La adaptación a los nuevos límites fue general y casi automática. Tan sólo algunas sucursales de entidades de crédito extranjeras, no sujetas por tanto al Fondo de Garantía de Depósitos nacional, continuaban ofreciendo rentabilidades superiores, aunque aprovechaban el entorno y reducían también el tipo de sus depósitos.

B) El efecto Chipre

Tras varias idas y vueltas, y una vez más al borde del precipicio financiero, el Eurogrupo acordó a finales del mes de marzo el rescate de Chipre a cambio de quitas a los depósitos de más de 100.000 euros. Era la primera ocasión en que los depositantes se veían afectados directamente por el rescate de las entidades financieras y pronto se extendió el temor de que Chipre fuera el modelo para futuras intervenciones.

C) Los mercados financieros con el viento a favor

La reducción de la prima de riesgo, el descenso del tipo director del euro decidido por el BCE a comienzos de mayo y unos mercados bursátiles apreciándose impulsaron la rentabilidad de los fondos de inversión, ya fueran de renta fija, mixtos o de renta variable.

Estos tres factores están sin duda detrás del flujo de 5.000 millones de euros que han pasado de depósitos a fondos en los cuatro primeros meses del año.

Es tarea de todos cuantos participamos en la cadena de distribución de los fondos de inversión el explicar con claridad al futuro partícipe cuáles son las ventajas e inconvenientes del producto en el que va a invertir: no confundir fondos con objetivo de rentabilidad con fondos garantizados, facilitar al cliente la cartera del fondo del cual va a ser propietario en una parte alícuota, advertirle de la fluctuación del valor liquidativo incluso en los fondos de renta fija, etc. Objetivamente, hay pocos productos tan líquidos y eficientes como los fondos de inversión, así que impulsemos su comercialización desde el sentido común y todos saldremos ganando.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído