“Los flujos hacia el high yield se están acelerando”


Las entradas en high yield se están acelerando. Esto lo ha podido comprobar Bernard Hunter, especialista de productos de renta fija en UBS Global AM, quien revela que las tres estrategias de deuda de alto rendimiento de la gestora han recibido en total captaciones netas de alrededor de 900 millones en lo que va de año. “La fuerte salida de dinero de emergentes puede ser lo que está derivando en unas fuertes entradas en high yield”. El producto que está ganando más popularidad en el mercado español es el UBS (Lux) Bond Fund - Euro High Yield, fondo 5 estrellas de Morningstar con un patrimonio de 2.650 millones de euros que en 2013 cosechó una rentabilidad del 10,4%, lo que le convirtió en el mejor de su categoría. “El fondo destaca por su consistencia. No hemos sido los primeros un año para ser los últimos al siguiente”.

Para el experto, ahora gestionar las expectativas del inversor es clave, más aún teniendo en cuenta que buena parte del dinero que ha entrado procede de inversores retail. “El institucional suele invertir con un horizonte de tres años. El minorista puede ser más impaciente. Esperar rentabilidades de doble dígito no es realista. Este año creemos que podremos ofrecer un retorno de ente el 4% y el 7%”. En su opinión, el high yield puede registrar un buen comportamiento incluso en un escenario de subida de tipos. “El entorno económico es muy favorable para esta clase de activo. Las compañías siguen siendo conservadoras y el ratio de default continúa en niveles muy bajos. La liquidez sigue siendo buena y, además, cada vez hay más emisores en el mercado. En Europa, por ejemplo, los CLO todavía no han vuelto a la vida, algo que sí ha ocurrido en Estados Unidos”.

Aunque los gestores no construyen posiciones que difieran en un 2% del índice, sí miran fuera del benchmark (el tracking error normalmente está muy por debajo del 4%). “En el pasado, el éxito de nuestra estrategia se cimentó en la positiva visión sobre el sector financiero. Muchas entidades perdieron el grado de inversión, produciéndose fuertes sobrerreacciones. Algunas boutiques decidieron excluir al sector, lo cual fue un error. Analizar bancos difiere del estudio de otras compañías. Nosotros tenemos la suerte de contar con profesionales especializados en el sector, lo cual ha sido una gran ventaja competitiva”.
Ahora la estrategia es otra.

Los spreads se han comprimido y su posicionamiento más conservador, infraponderando el sector financiero, sobre todo bancos periféricos. “Estamos sobreponderados en deuda de empresas defensivas para poder hacer frente a un entorno en el que prevemos un mayor estrés en los mercados. Por el contrario, infraponderamos deuda con rating BB, ‘fallen angels’ y deuda de empresas cíclicas. A nivel geográfico, vemos más valor fuera de los periféricos, sobre todo en Reino Unido, donde estamos muy positivos. No hacemos grandes apuestas en duración y nos mantenemos muy próximos al índice (3,1 años). Apostamos por una cartera muy diversificada compuesta por 200 nombres”. Como curiosidad destaca que los gestores son los que hablan directamente con los brokers, para una mejor política de ejecución.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído