Tags: Negocio |

Los expertos critican que Hacienda pueda vigilar a las sicav, cuyo crecimiento está estancado


Desde que entraran a formar parte del debate político en el año 2015 el crecimiento de las sicav está estancado. Según los datos de Inverco, a cierre del año pasado el patrimonio en estos vehículos descendió un 11,5%, desde los 32.058 hasta los 28.382 millones de euros. Mientras que el número de cuentas de partícipes cayeron un 1,4%, hasta los 429.609.

Este lunes se confirmó lo que el mercado llevaba varios meses esperando: el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio 2019 da facultades a la Administración Tributaria para comprobar que el número de accionistas requeridos en este vehículo de inversión sea como mínimo el previsto por la ley, de actualmente 100 accionistas. Así era hasta el año 2005, cuando el PSOE aprobó, a iniciativa de CiU en el Congreso, que fuera la CNMV quien las controlara.

Un cambio que Inverco ha criticado de manera inmediata ya que creen que “no hace sino alejar aún más a estos vehículos del régimen europeo, lo que resultará perjudicial para la actividad de gestión española”, explican. Subrayan que las sicav españolas tienen un claro sesgo inversor hacia los activos domésticos, además, son gestionadas, custodiadas, asesoradas, auditadas y distribuidas por entidades españolas, justifican.

De hecho, si se atiende a los datos de Inverco, España es el tercer país más restrictivo de Europa con las sicav. Los requisitos para crear una en España son dos: reunir al menos 100 inversores y un capital de 2,4 millones de euros; y tributan al 1% del Impuesto de Sociedades hasta el momento en que se vendan las participaciones (a partir de entonces, tributan al marginal como rentas del capital). Pues bien, España es el único país, junto con Portugal y Noruega, que está sometido a esta tributación, ya que en otros 19 países de Europa estos vehículos están exentos. Y la exigencia de tener un número mínimo de partícipes tampoco existe en la mayoría de los países de la Unión Europea.

Además de Inverco, son muchos los expertos que no quieren que sea el Ministerio de Hacienda quien compruebe a partir de ahora el control de los vehículos. Luis Urquijo, consejero delegado de La Muza, opina que “si no cambian o modulan los 100 accionistas de requisito mínimo para que sea considerado un vehículo de inversión colectiva, el tratamiento que recibirán las sicav debería seguir siendo el mismo que el que hasta ahora han tenido”.

Por su parte, Miguel Ángel Bernal, profesor y coordinador del departamento de investigación del IEB, considera que “las sicav son Instituciones de Inversión Colectiva, por tanto el registro, autorización y supervisión le concierne a la CNMV y a nadie más. Por otra parte Hacienda puede, pues tiene competencias, para investigar fiscalmente tanto a la sociedad como a los accionistas".

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído