Los expertos abogan por la optimización fiscal ante los altos tipos de gravamen


Unos tipos de gravamen sobre el ahorro de entre el 21% y el 27% en el IRPF ya son razón de peso para justificar la necesidad de que la fiscalidad deba incorporarse como herramienta en la gestión de las inversiones. Pero además, y como así señalan Juan Manuel Moral e Ignacio García Alonso, socios de KPMG y Deloitte, respectivamente, existe todo un repertorio de situaciones con diferente trato fiscal que requieren su conocimiento exhaustivo para así elegir la mejor opción de entre las que ofrece la ley. Con esta finalidad, y de la mano de Financial Mind, expertos de Deloitte y de KPMG impartirán a partir del próximo 22 de septiembre y durante quince semanas el seminario on-line “Especialista en fiscalidad de operaciones financieras”.

“En materia de productos financieros, las diferencias entre las personas físicas y las sociedades son muy grandes”, señala Juan Manuel Moral, “y saber operar entre ellas es muy interesante. Existe una creencia no siempre acertada de que si se hace una sociedad pagas menos impuestos que en el IRPF y se olvida de que en sociedades la doble imposición puede ser un inconveniente muy serio”. En su opinión, con un conocimiento tributario sólido de las alternativas, como pueda ser acudir a la inversión colectiva, se logra la neutralidad fiscal. Como afirma García Alonso, la clave está en “saber usar los regímenes especiales del sistema tributario para lograr no pagar dos veces por lo mismo”.

Uno de los problemas que con frecuencia detectan ambos expertos, que junto a otros profesionales también de Deloitte y KPMG serán los responsables de impartir el seminario de Financial Mind, es que mientras el gran inversor sí suele contar con un asesoramiento fiscal especializado, la gran mayoría sólo trata con expertos en el ámbito financiero.

Visión global del patrimonio

Una de las grandes ventajas de que un especialista financiero cuente con sólidos conocimientos fiscales es que podrá ofrecer soluciones globales para el patrimonio de sus clientes. No sólo el IRPF y el Impuesto sobre Sociedades inciden en la rentabilidad financiero fiscal de las operaciones financieras. Como destacan tanto Ignacio García como Juan Manuel Moral, conocer el Impuesto sobre Sucesiones y todas sus diferencias tanto por razón del territorio como a nivel interno por el diverso trato que otorga según el parentesco, es esencial a la hora de lograr una gestión eficiente del patrimonio. Sin olvidar el Impuesto sobre el Patrimonio, un tributo que ha regresado de manera temporal, pero que ya empieza a asumirse como permanente y que grava los activos financieros sean o no rentables. Asimismo, productos como los seguros y los planes de pensiones o situaciones como un cambio de residencia fiscal imponen un alto conocimiento de la materia tributaria aplicada a la situación personal del cliente. El objetivo, lograr que el asesoramiento financiero alcance sus objetivos sin que las implicaciones fiscales se conviertan en un problema a posteriori.

Junto a Juan Manuel Moral, el claustro de profesores del seminario que proviene de KPMG se completa con José Luis Fernández-Picazo, Ángel Santos González y Mario Plaza López-Berges. Por parte de Deloitte, además de Ignacio García Alonso, contará con Jaime Gómez-Durán y Alfonso Fernández Hidalgo. Todos ellos son profesionales del sector, con experiencia docente en centros universitarios o de postgrado y que pondrán todo su empeño en fomentar la cercanía con el alumnado.

El seminario se divide en dos módulos. En el primero, se abordan los conceptos tributarios esenciales de las operaciones financieras y se tratarán todos los impuestos -Renta, Sociedades, Sucesiones, Operaciones Societarias, el proyecto de impuesto de transacciones financieras...-. En el segundo módulo, se detalla la tributación por categoría de producto financiero -depósitos, instrumentos de deuda, acciones, Instituciones de Inversión Colectiva, derivados, seguros, planes de pensiones… -.

Presión fiscal elevada, ausencia de neutralidad entre los productos financieros y una normativa en cambio constante hace que este seminario esté dirigido tanto a profesionales con un conocimiento básico de la disciplina fiscal como aquellos que necesiten la actualización de la materia. El formato del curso está diseñado para que cada alumno planifique sus tareas conforme a su disponibilidad, pero siguiendo un plan en el que se combina la autoevaluación con pruebas que valorarán los profesores. Los alumnos, además de contar con un amplio material didáctico muy centrado en casos prácticos con situaciones profesionales reales, disponen de un foro para intercambiar dudas tanto con otros alumnos como con los profesores.

Lo más leído