¿Los españoles somos ahorradores o inversores?


Desde Optima Financial Planners hemos detectado que los españoles seguimos siendo ahorradores en el sentido más tradicional de la palabra. En el año 2013, el ahorro de las familias se incrementó con respecto al año anterior, sin embargo, este ahorro no se materializa posteriormente en una rentabilidad adecuada a largo plazo.

El año 2013 ha sido un buen año para la renta variable: El Ibex 35 ha alcanzado los 10.000 puntos, y la renta variable americana ha llegado a sus máximos históricos. Además, la renta fija ha tenido en este ejercicio una rentabilidad media del  7% y la inversión inmobiliaria parece ver luz al final del túnel, ya que en el último trimestre del 2013 los precios de la vivienda han vuelto a incrementarse. 

A pesar de ello, estos datos positivos del año 2013 no han sido motivo suficiente para que las familias españolas abandonen su perfil conservador, de forma que el producto financiero estrella sigue siendo los depósitos bancarios. El dinero que los hogares tenían depositado en este tipo de productos alcanzó el pasado diciembre el nivel más alto desde que el Banco de España recoge estos datos: más de 743.000 millones de euros. Y esto a pesar de que las recomendaciones del Banco de España provocaron una rebaja de su rentabilidad, y de que en la actualidad la mayoría de imposiciones a plazo fijo no ofrecen más de un 1,75% TAE.

Por otro lado, la Seguridad Social está dejando de ser el garante de nuestra jubilación. Las pensiones se revalorizan sólo en un 0,25%, las condiciones de acceso a la jubilación se endurecen y la edad de acceso se incrementa. La necesidad de crear durante el periodo activo un capital suficiente para nuestro retiro es cada vez mayor.

Esto supone que la realidad económico-social demanda cada vez en mayor medida dejar de ser meros “ahorradores” para convertirnos en “inversores”. Los tiempos en los que podíamos despreocuparnos de nuestro ahorro, limitándonos a renovar los depósitos bancarios a vencimiento han terminado. Hoy en día, los ahorradores tienen que conocer las tendencias del mercado, hacer un seguimiento de sus inversiones, valorar el nivel de riesgo que están asumiendo y estructurar sus inversiones en función de sus necesidades.  Seguir encorsetados en el tradicional conservadurismo financiero ya no es una opción; la rentabilidad de estos productos no bate la inflación y además ya nada es totalmente seguro, como aprendimos en la experiencia de Chipre.

Desde Optima Financial Planners comprobamos día a día que la inversión financiera ha dejado de ser cosa de unos pocos. 

Noticias relacionadas

Lo más leído