Los dos verdaderos riesgos a los que se enfrenta la economía gala


El presidente francés, François Hollande, aseguraba recientemente que se fijaba un plazo de dos años para asistir a la recuperación de la economía gala. En este sentido, su Gobierno ha anunciado medidas adicionales para reducir el déficit del país al objetivo del 4,5%. Sin embargo, el mapa para 2013 parece que arroja algunas incógnitas que, según AXA Investment Managers, Hollande no habría despejado. “En concreto, queda por conocer cuáles serán las medidas que adoptará el próximo año teniendo en cuenta que la reducción del gasto público no parece ser una de sus prioridades”.

Según explica la gestora gala en un detallado informe sobre el país, su escenario económico augura que el ratio de deuda sobre el PIB francés seguirá aumentando, hasta alcanzar máximos por encima del 90% en 2013 para posteriormente ir reduciéndose de manera lenta hasta el 89% en 2017. Pero, ¿cuáles serían los verdaderos riesgos a los que tendría que hacer frente la economía francesa? Para AXA IM son dos: el riesgo de recesión económica, que se vería agravado por el aumento de los impuestos, y la imposibilidad de lograr reducciones específicas del gasto público, que haría aumentar el déficit primario.

Las estimaciones de la firma apuntan a un PIB plano en 2012, un crecimiento del 0,3% para el próximo año y una lenta recuperación que situaría la tasa en torno al 1,8% de cara a los siguientes. En cuanto al déficit primario, espera un déficit del 2% del PIB en 2012, del 1% en 2013 y equilibrio a partir de 2014, año que sería el año que serviría de punto de partida para conseguir superávit. “Bajo estas circunstancias, existe el riesgo de que los temores sobre una nueva bajada del rating de su deuda soberana resurjan en el futuro, lo cuál tendría previsibles consecuencias sobre sus costes de financiación”, señalan.

No obstante, éste no es –de acuerdo con AXA IM- el escenario más probable. “A medida que la crisis de deuda de la eurozona ha ido empeorando, la deuda pública francesa se ha beneficiado en términos generales de la condición de activo refugio del bund”. En este sentido, los rendimientos de los bonos galos se han mantenido en niveles muy moderados, permitiendo incluso al Gobierno refinanciarse a una tasa históricamente baja del orden del 3%. “Creemos que esta situación se mantendrá tanto este año como el próximo”, prevén desde la gestora.

Noticias relacionadas

Lo más leído