Los desafíos a los que tendrá que hacer frente la economía turca a corto plazo


Después de experimentar un rápido crecimiento económico a lo largo de los últimos dos años que sirvió para atraer la atención de los inversores internacionales y despertar la envidia de otros países emergentes , Turquía tiene ahora que cargar con una alta inflación y un abultado déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos de cerca del 10% del PIB. En este sentido, “una política monetaria ambigua no ha ayudado a reducir las presiones inflacionistas ni a controlar la rápida expansión del crédito”, asegura Axa Investment Managers

 

En un informe sobre Turquía, la gestora francesa califica de “insostenible” el déficit por cuenta corriente que arrastra el país, una situación que a juicio de la firma “al final derivará en una devaluación de la moneda”. Axa IM considera que el saneamiento de las finanzas, junto con la solidad de un sistema financiero más robusto que años atrás pero que no va a salir ileso de este nuevo escenario, ayudarán a mitigar el adverso impacto que tendrá en la actividad económica la corrección del déficit por cuenta corriente. 

 

Y es que, en opinión de Axa IM, “la insostenibilidad del déficit por cuenta corriente provocará una corrección desordenada en algún momento, que se verá especialmente reflejada en una salida de capitales del país, la depreciación de la moneda y un crecimiento económico más lento”. Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en 2001, “el Gobierno será capaz de utilizar todos los instrumentos en materia de política fiscal que tiene a su disposición para mitigar dicho impacto”.

 

 

 

 

Puede consultar el informe completo de Axa IM descargándose el siguiente archivo:

Lo más leído