Los depósitos y los fondos captaron 8.200 millones en febrero, favorecidos por la caída de los pagarés


Los fondos de inversión acumulan tres meses consecutivos de suscripciones (una situación que no se veía desde antes del inicio de la crisis) y a primera vista puede parecer que es consecuencia directa de la penalización impuesta a las altas remuneraciones de los depósitos. Sin embargo, los datos demuestran que el dinero que está llegando a los fondos no proviene de una menor contratación de depósitos. Y la prueba es que en febrero, los fondos captaron 1.270 millones al tiempo que los depósitos de hogares y empresas aumentaron en 6.886 millones, según los datos de Ahorro Corporación y el Banco de España.

BBVA Research explica buena parte de esta tendencia: el descenso del saldo de pagarés. En febrero, disminuyó en 5.000 millones, que en buena medida han ido a parar a depósitos y a fondos. Las entidades se lanzaron a la emisión de estos productos cuando el año pasado el Gobierno impuso una penalización a los extratipos en los depósitos pero a raíz de septiembre, cuando se eliminó, dejaron de comercializarlos, con lo que según van venciendo se van traspasando estos activos a otros productos, como depósitos y fondos.

Según los cálculos de la entidad, desde septiembre el saldo vivo de pagarés ha disminuido en 28.000 millones y al cierre de septiembre quedaban todavía 36.000 millones, que vencerán en los próximos meses, dado que la mayoría eran a corto plazo, entre seis y 12 meses. Ese flujo debería repartirse (habrá que ver en qué proporción) entre depósitos y fondos, principalmente. 

Por ahora, según los datos actualizados ayer por el Banco de España, los depósitos en manos de los hogares (a la vista y a plazo, en términos homogéneos con la Unión Europea) crecieron en 2.212 millones en febrero, hasta situarse en 719.683 millones (el aumento es de 2.639 millones en los dos primeros meses), en tanto que los de las empresas crecieron en 4.674 millones en el mes y se elevaron a 192.774 millones. 

Caída del total de depósitos

El crecimiento de estas dos rúbricas no se traslada, sin embargo, a la cifra total de depósitos de residentes, que incluye también a empresas de seguros, fondos de inversión (excluidos monetarios), administraciones públicas de pequeña entidad y otras instituciones financieras no monetarias, porque estas últimas disminuyeron en prácticamente 10.000 millones su saldo en depósitos. Esta evolución es consecuencia del descenso de las operaciones de los fondos de titulización (en su mayoría se apuntan como depósitos), que cayeron en 9.000 millones. Al final, el total de depósitos en manos de residentes en España (sin incluir a las Administraciones Públicas) disminuyó en 2.079 millones, hasta 1,48 billones

Pese a que los depósitos siguen sin perder su atractivo entre hogares y empresas, desde que en enero las entidades recibieron la recomendación del Banco de España de limitar la remuneración de estos productos, sí se ha producido una disminución clara en los tipos que ofrecen a los clientes. Los depósitos a plazo contratados en enero por los clientes tuvieron una rentabilidad media del 2,37%, frente al 2,83% de un mes antes. La caída de medio punto se produjo de forma similar en los depósitos a menos de un año y de un año a dos años, pero sin embargo los de plazo superior registraron un aumento algo más de cuatro décimas, hasta el 2,38%. 

Teniendo en cuenta esta evolución, y dado que los fondos tuvieron una rentabilidad media trimestral del 1,87%, en esta primera parte del año bien se puede concluir que los fondos superan de largo en atractivo a los depósitos en términos de rentabilidad

Noticias relacionadas

Lo más leído