Los cuatro cambios que están realizando los inversores españoles en sus carteras


El 2018 está siendo un año complicado para los gestores de carteras conservadoras, que están viendo cómo la renta variable no compensa lo que ha dejado de pagar la renta fija al tiempo que la volatilidad aumenta. El resultado es que muchas de las carteras más defensivas están arrojando este año rentabilidades negativas, algo que está siendo difícil de digerir por parte de muchos inversores que habían cambiado el depósito por el fondo.

Según los datos analizados en la nueva edición del Barómetro de carteras mayoristas españolas de Natixis Investment Managers, estudio elaborado por el Departamento de Consultoría y Análisis de Carteras (PRCG) de la entidad a partir de análisis de 97 carteras con calificación de riesgo gestionadas por las 50 mayores empresas españolas de gestión de patrimonios, en los primeros tres meses del año se observaron cuatro grandes tendencias entre los inversores de nuestro país:

1. Se aprecia un transvase de inversores del perfil conservador al moderado: la caída de la renta variable y la renta fija durante el primer trimestre hizo muy complicado esquivar las pérdidas. Las salidas del perfil conservador y entradas en el moderado pueden deberse a dos factores. Por un lado, para aprovechar la corrección en los mercados de capitales. Por otro, debido la aversión a las pérdidas: posiblemente además de un movimiento táctico el trasvase puede deberse a la aversión a las pérdidas.

2. Aunque en renta variable parecen estar más positivos en mercados de fuera de Estados Unidos, en el primer trimestre las categorías que se redujeron fueron Europa, Japón y sectoriales, a excepción de tecnología.

3. En renta fija, han mostrado su preferencia por la global flexible y los bonos de cortas duraciones. Sin embargo, al igual que durante el año anterior, continuaron las salidas en high yield.

4. Por último, uno de los cambios más llamativos es el movimiento visto en la exposición a activos alternativos: continúa la demanda por las estrategias descorrelacionadas con las carteras, especialmente market neutral en las carteras conservadoras y multi estrategia y long/short en las más agresivas, tanto en renta variable como en renta fija. El mayor cambio de asignación de activos se produjo en las carteras agresivas, sobre todo la reducción de la exposición a bolsa y el aumento de estrategias long/short de renta variable y renta fija a corto plazo.

Empresas

Noticias relacionadas