Los costes ponen en peligro las lecciones aprendidas por los hedge funds tras Lehman


La resistencia a pagar por la seguridad que proveen los custodios u otros brokers podría significar que los hedge funds de tamaño mediano y pequeño están dejando atrás el interés del sector por mitigar los riesgos de contrapartida, según comentan los expertos de la industria a ICFAmagazine.

La situación es delicada teniendo en cuenta que la caída de los activos bajo gestión ha reducido el tamaño de los hedge funds y coloca a cada vez más productos en una posición más difícil. De hecho, el patrimonio cayó de un pico de 1,9 billones de dólares en enero de 2008 hasta los 1,65 billones del segundo trimestre de este año, según datos de Hedge Fund Research.

La sombra del colapso de Lehman Brothers llevó a muchas firmas de inversión alternativa a cambiar sus acuerdos de custodia, extendiendo sus acuerdos colaterales entre varias compañías en vez de dejar todas las garantías en manos de un solo broker, por ejemplo. Pero la cantidad de trabajo extra lleva consigo un precio, según comenta Staffan Ahlner, director de gestión de servicios de brokerage en Europa para BNY Mellon. “Esto es cierto sobre todo para los custodios y agentes tripartitos colaterales”, afirma.

Estos mayores costes podrían disuadir a los hedge funds de menor tamaño de compartir su negocio entre múltiples proveedores de servicios, y animarles al tradicional apego al modelo de un solo broker, según la opinión de Philip Chapple, director ejecutivo de KB Associates, una firma de consultoría de hedge funds. Otra cosa que podría ocurrir es que los hedge más pequeños optaran por usar una serie de brokers más baratos, según el experto, un hecho que no significaría necesariamente que los servicios fueran peores, pero que podrían extender la desconfianza entre los inversores al utilizar garantes de nombre menos reconocido, y en consecuencia, motivar su salida de los productos.

Comisiones de los custodios

Y eso sin contar con el asunto de las comisiones a los custodios. Según el responsable de una rama de servicios a hedge funds de un banco británico, los fondos tendrán que pagar una cantidad que oscila entre cero y varias decenas de puntos básicos por los servicios de custodia, dependiendo de los mercados en los que inviertan. Los brokers proveerán en ocasiones esos servicios de forma gratuita, a cambio de ingresos relacionados con la ejecución de las órdenes y la posibilidad de volver a pignorar los activos.

Kevin Gallacher, director de Merrion Investment Managers, reconoce que reducir el riesgo de contrapartida a menudo implica mayores costes, pero argumenta que el gasto es marginal, especialmente para los fondos con más activos bajo gestión. Es más, un miembro de la industria dice que los fondos no son tan buenos como dicen si sus resultados dependen de unos pocos puntos básicos.

Sin embargo, y para evitar esos mayores costes, algunos gestores de la industria alternativa insisten en que el tradicional modelo único de bróker puede ser empleado de forma que sea posible mantener bajo control los riesgos de contrapartida. Así, los londinenses Tiburon Partners utilizan Credit Suisse como único bróker para sus dos fondos domicialiados en las islas Caimán. Su co fundador Richard Pell-Ilderton afirma que está satisfecho con el servicio ofrecido por Credit Suisse, pues el fondo ha negociado un acuerdo según el cual el bróker no puede volver a pignorar y debe mantener los activos en cuentas de custodia separadas.

Empresas

Lo más leído